Alerta de Fraude
Inicio > Noticias > Covid-19 > La respuesta mundial a la COVID-19 debe abordar los derechos y las necesidades de las mujeres y las niñas

La respuesta mundial a la COVID-19 debe abordar los derechos y las necesidades de las mujeres y las niñas

  • Posted by: support

Editorial: Mark Lowcock, Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU y la Dra. Natalia Kanem, Directora Ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

En una semana en la que a personas de algunas partes del mundo se les ha dado motivo de optimismo por haber superado el pico de la pandemia, hemos visto cómo las acciones extraordinarias de algunos individuos pueden cambiar la trayectoria de toda una nación.

Médicos y médicas jubilados poniéndose de nuevo en la primera línea, enfermeras haciendo sus propias mascarillas para poder tratar a los enfermos, padres separados de sus hijos para cuidar a personas que sufren del virus.

En la mayoría de los casos, se trata de mujeres. A nivel mundial, las mujeres constituyen el 70 por ciento del personal de salud. También desempeñan la mayoría de las funciones de cuidado en los hogares y en las comunidades. Las mujeres realizan esta labor esencial a pesar de los obstáculos y las desigualdades.

Por eso la actualización de nuestro Plan de Respuesta Humanitaria Global para combatir el coronavirus, publicado hoy [7 de mayo], tiene a las mujeres en el centro.  Sabemos por experiencia que invertir en mujeres y niñas produce dividendos para todos. Lo vemos nuevamente con la COVID-19.

En los hospitales y en los hogares, las mujeres están en primera línea en esta lucha contra la COVID-19. Sabemos que las acciones locales se traducen en beneficios globales. Si hay algo que hemos aprendido sobre esta pandemia, es que el mundo se ha unido para enfrentarla y sólo podemos derrotarla si actuamos como uno solo.

Según la Organización Internacional del Trabajo, las mujeres realizan el 76 por ciento del total de horas de trabajo de cuidado no remunerado a nivel mundial. Ellas sobrellevarán el mayor peso del cuidado de los enfermos y ayudarán a detener la propagación del virus.

Debemos equipar a las mujeres con lo que necesitan. Hagamos posible que se mantengan seguras y con apoyo. Es lo correcto, pero también lo más inteligente para que puedan seguir salvando y mejorando vidas.

A medida que la capacidad de los sistemas de salud se vaya mermando, muchas personas con COVID-19 necesitarán ser atendidas en casa. Esto aumentará la carga de trabajo de las mujeres, y las pondrá en mayor riesgo de infectarse.

Y mientras el mundo lucha contra la pandemia COVID-19, sabemos que tenemos otra epidemia que superar: la violencia perpetrada contra las mujeres, y las desigualdades que las dejan más expuestas a vivir en la pobreza y sin acceso a los servicios esenciales.

Sabemos que los aislamientos y cuarentenas son esenciales para eliminar a la COVID-19. Sin embargo, pueden dejar a mujeres atrapadas con parejas abusivas. En las últimas semanas, ha habido un dramático incremento en las denuncias de violencia doméstica en muchos países.  En algunos países se ha duplicado el número de mujeres que llaman a los servicios de apoyo.

Los entornos humanitarios, que ya se han visto afectados por años de guerra y pobreza, no serán diferentes, salvo que a menudo hay pocos lugares donde denunciar los abusos o buscar refugio para que las mujeres y sus hijas e hijos puedan estar a salvo.

Si nos tomamos en serio la derrota de este virus, debemos promover y proteger la salud y los derechos de las mujeres, para su propio bienestar y para que puedan seguir promoviendo y protegiendo la salud de los demás.

Por eso el Plan de respuesta humanitaria global de las Naciones Unidas para combatir la COVID-19 establece acciones específicas para que esto se pueda lograr en los entornos más vulnerables.

Este plan global ya está ayudando a instalar lugares para lavarse las manos que sean seguros para el acceso de las mujeres y las niñas; entregar equipo y suministros médicos vitales, incluso para atender la salud de las mujeres; y llevar trabajadores humanitarios y suministros a donde más se necesiten.

El plan reconoce el impacto desproporcionado que tiene la pandemia sobre las mujeres y las niñas. También reconoce su poder para derrotar al virus. El UNFPA utilizará los recursos del llamamiento para priorizar las necesidades de las mujeres y las niñas, incluida la colaboración con grupos locales de mujeres para crear espacios seguros.

Todo esto es posible gracias a la generosidad de los donantes. Se necesita mucho más. Contamos con que los donantes continúen financiando el Plan de respuesta humanitaria COVID-19 manteniendo al mismo tiempo los planes de respuesta humanitaria y para los refugiados existentes.

Instamos a todos los gobiernos a que hagan de la prevención y la erradicación de la violencia contra las mujeres una parte fundamental de sus planes de respuesta nacional a la COVID-19.

Cada día, las mujeres están superando obstáculos y desigualdades para tratar y atender a los infectados por el virus, trabajando con ahínco para contener el virus y ayudando a sus familias y comunidades a protegerse.

Tenemos la obligación de proporcionar a estas mujeres las herramientas y los servicios que necesitan, así como la justicia y la igualdad a las que tienen derecho, en los hospitales, en los hogares y en sus comunidades.

Estamos decididos a hacer todo lo que podamos para luchar contra este virus mortal, y eso significa abordar las desigualdades que, de otro modo, nos frenarían a todas y todos.

Deja una respuesta

Share via

Subscribase a Nuestro Newsletter

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo ONU Colombia.

Tu correo fue suscrito con éxito a nuestra base de datos, le estaremos enviado un email para verificar la cuenta.

Send this to a friend