Alerta de Fraude
Inicio > Noticias > Noticias > Historias > Los nombres del cambio climático en la Mojana

Los nombres del cambio climático en la Mojana

  • Posted by: CinuCOL2018

El proyecto Mojana, vida y clima realiza el primer análisis de vulnerabilidad comunitaria en 11 municipios de la Mojana. Este análisis devela los nombres, historias y angustias de las comunidades Mojaneras.

La Mojana es una de las zonas más vulnerables al cambio climático en Colombia y sus habitantes sufrieron en el 2010, una inundación que les marcó la vida, pero el clima sigue moldeando su futuro.

 

La Mojana inundada. Foto:Mauricio Enríquez, PNUD.

 

 

José

José Rojas es un campesino de la vereda de Seheve que ahora es promotor ambiental en su comunidad y apoya al equipo del proyecto Mojana, vida y clima, encargado de hacer el análisis de vulnerabilidad. José y otros 115 promotores se formaron en el proyecto “Reducción de riesgo y cambio climático en la Mojana”, financiado por el Adaptation Fund, que dio origen a este nuevo proyecto.

 

 

Él y los equipos de Mojana, vida y clima, recorren en carro, lancha y hasta caminando, grandes distancias para llegar a las comunidades identificadas como las más amenazadas por eventos de inundaciones y sequías.

José quiere contarle al mundo, cómo su comunidad salió adelante y enfrenta con medidas de adaptación, los retos que el cambio climático trajo a la región. El estuvo en 4 comunidades de las 63que tiene el municipio de Achí. ¡Esta tarea titánica apenas comienza¡.

 

 

“Yo acompaño a este equipo para contarles que si se puede, mire, yo era pescador cuando hace 5 años, el proyecto del Ministerio y el Pnud llegó a la comunidad, habíamos pasado la inundación del 2010 y no nos quedaba nada, yo no sacaba pesca para mi familia y pasamos hambre, ahora tengo una huerta y siembro en el verano y la inundación, soy la muestra de que podemos salir adelante”, afirma José promotor del Proyecto “Reducción de riesgo y cambio climático en la Mojana, financiado por el Adaptation Fund.

Keila

San Andrés, es una comunidad de 44 familias, casi la mitad son mujeres y en sus rostros se refleja la tristeza.

“Lo que sólo sufrimos las mujeres en la inundación es la depresión, nos preocupa que nuestro niños y niñas estén por ahí y les pase algo, nos preocupa que no hay comida y todo este mojado” cuenta Keila Torres.

 

 

Pero esta no es su única preocupación, las comunidades dispersas en veredas distantes tienen problemas con la calidad y cantidad de agua que reciben.

“Algunas veredas tienen microacueductos como el nuestro, pero tenemos agua unos días si y otros no, y el agua no es de buena calidad, algunas personas han tenido brotes y rasquiña” agregan Keila.

 

 

Aunque algunos tienen pozos profundos, esta es una solución costosa que no sirve en la inundación.

“A la isla no llega el agua, somos 14 familias que la conseguimos en el río”, afirma Fabio Ortíz de la vereda Nueva Esperanza.

Germán

En Puerto Peti, el equipo del proyecto reune a la comunidad con un sólo propósito, conversar con ellos sobre cómo el clima cambio sus vidas. Con cada pregunta las personas entran en confianza, los une el desastre y el recuerdo de otros tiempos.

La nostalgia es la constante en las 4 comunidades que visita el equipo de José Rojas. De la tragedia no se habla, hoy apenas han recuperado sus casas de colores y algunos cultivos, pero algunas cosas como la tranquilidad, siguen perdidas.

 

“ Yo en el 2015 sembré 30 héctareas de arroz, y luego empezó a cambiar el clima. Volví al cultivo a los 8 días, y ya desde la moto, a 100 metros, veía el cultivo amarillo y me entró la desesperación, luego me acerqué y todo estaba acabado, no quedo nada, la angustia fue terrible, lo perdimos todo y yo no tenía ni con que pagar el alquiler de la tierra, todavía estamos tratando de salir adelante”, afirmó Germán Baldolur, de la comunidad de La Lucha.

Claudio

Claudio Rojas vive en la vereda Nueva Esperanza del Municipio de Achí, en Bolívar, su finca esta en la orilla del Río Cauca, el segundo río más importante de Colombia. Claudio y su familia sufrieron las consecuencias de la gran inundación de la Mojana en el 2010.

Sentado en el patio de su casa, ahora protegida por un jarillón, recuerda esos momentos y cómo el clima les cambió la vida para siempre.

“Si sufrimos mucho, todo se inundó, hace poco recordamos la tragedia con lo de HidroItuango, pensabamos que pasaría de nuevo, mi mujer se fue con la hija y yo quede aquí sólo”.
La preocupación por lo que pasa con el clima es una constante en estas comunidades, su cercanía al río les recuerda el riesgo en que viven, pero la belleza de su territorio y las oportunidades que les brinda no las consiguen en otro lugar. Hasta inundada, la esperanza se mantiene en pie.

“Yo aquí vivo feliz, hace un año llegó la luz y el agua de un microacueducto, y tengo mi finquita, la huerta y este patio lleno de árboles, a veces me preocupo, pero es aquí donde quiero vivir”, cuenta Claudio.

 

 

 

Este proyecto Mojana, vida y clima es implementando por el PNUD y el Fondo de Adaptación y financiado por el Fondo Verde del Clima y tiene como objetivo mejorar la resiliencia climática de las comunidades vulnerables en la región de La Mojana, a través de soluciones adaptativas a largo plazo de agua accesible y de calidad.

Deja un comentario

Subscribase a Nuestro Newsletter

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo ONU Colombia.

Tu correo fue suscrito con éxito a nuestra base de datos, le estaremos enviado un email para verificar la cuenta.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This