Alerta de Fraude
Inicio > Noticias > Noticias > Declaraciones > Declaración Jefe de la Misión de Verificación, Carlos Ruiz Massieu ante el Consejo de Seguridad: Abril 12 de 2019

Declaración Jefe de la Misión de Verificación, Carlos Ruiz Massieu ante el Consejo de Seguridad: Abril 12 de 2019

  • Posted by: ONU Colombia

New York,

Sr. Presidente, Distinguidos miembros del Consejo de Seguridad:

Es un honor presentarles el último informe del Secretario General sobre la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia y actualizar al Consejo sobre los acontecimientos ocurridos desde su publicación.  Es un honor hacerlo en presencia del Ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, y del Consejero Presidencial para la Estabilización y Consolidación, Emilio Archila, quienes son socios esenciales de la Misión de Verificación.

También acojo con satisfacción la participación en la reunión de hoy de Rosa Emilia Salamanca.  La sociedad civil colombiana desempeña un papel fundamental en el proceso de paz.
Sr. Presidente,

Como lo ha reconocido este Consejo, el Acuerdo de Paz de Colombia es un logro histórico.  Ha contribuido a poner fin a décadas de conflicto armado y constituye un ejemplo para países alrededor del mundo de que las soluciones negociadas son posibles.  Al mismo tiempo, sabemos que es durante el largo y, a menudo, difícil proceso de implementación de estos acuerdos cuando realmente se forja la paz.   En la actualidad, una amplia gama de instituciones colombianas, así como líderes comunitarios, familias rurales, excombatientes y la sociedad civil, siguen participando activamente en este proceso y siguen confiando en el apoyo y la participación constante de la comunidad internacional.

El Acuerdo Final de Paz de Colombia es un acuerdo amplio que incluye compromisos entrelazados para poner fin al conflicto, así como sobre la reforma rural, la participación política, la reincorporación de los excombatientes, la seguridad de las comunidades afectadas por el conflicto, la sustitución de cultivos ilícitos y la justicia transicional.  Por lo tanto, es fundamental aplicar el Acuerdo de manera integrada y garantizar que todas las áreas de su implementación cuenten con los recursos adecuados.

 

Señor Presidente,

Muchas de las conexiones a través de estos aspectos del Acuerdo de Paz se hicieron evidentes la semana pasada durante una visita en la que tuve el honor de acompañar al Presidente Duque al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación en Icononzo, en las montañas del centro de Colombia, donde alrededor de 200 excombatientes y sus familias están viviendo. Esta fue la tercera visita del Presidente Duque a un Espacio Territorial.  Durante la visita, los excombatientes expresaron varias preocupaciones, entre ellas sobre el apoyo del Gobierno a sus proyectos productivos, temas de seguridad, y la incertidumbre con respecto a sus garantías legales y con respecto a la situación de los 24 Espacios Territoriales una vez que expire, el 15 de agosto, su actual estatus jurídico.  El mensaje del Presidente Duque durante esas visitas ha sido darle seguridad a los excombatientes sobre el compromiso de su Gobierno con su reincorporación.

Estas visitas son oportunidades valiosas para mantener el diálogo y hacer frente a las inseguridades e incertidumbres constantes que se pusieron de manifiesto en el informe del Secretario General.  Además, las visitas de miembros de las Comisiones de Paz de ambas cámaras del Congreso a los Espacios Territoriales también han ayudado a transmitir el compromiso y la participación de las instituciones colombianas en el proceso de paz.

Sr. Presidente,

En cuanto a la reincorporación, se han aprobado proyectos individuales y colectivos para 1.774 ex miembros de las FARC-EP, entre ellos 520 mujeres.   Un censo realizado recientemente por la Agencia de Reincorporación y Normalización identificó a más de 10.500 ex miembros de las FARC-EP que se mantienen dentro del proceso de reincorporación.  Casi dos años después de haber dejado las armas, un desafío crítico es mantener el optimismo de los excombatientes frente a las continuas incertidumbres sobre su futuro.  Sobre este punto, hago un llamado al Gobierno a que acelere la aprobación de más proyectos y el desembolso de los fondos, y que también asegure la aplicación de un enfoque de género en estos proyectos y que se tomen decisiones oportunas sobre el acceso a la tierra.

Los y las excombatientes están emprendiendo iniciativas productivas tan diversas como el establecimiento de panaderías y restaurantes, la producción de ropa, calzado y productos agrícolas, y la apertura de proyectos turísticos en zonas del país que antes eran inaccesibles debido al conflicto.  Para la mayoría de estos proyectos, un reto clave sigue siendo el acceso a los mercados.  El Gobierno, junto con FARC, las autoridades regionales, el sector privado, el equipo de las Naciones Unidas en el país y la Misión de Verificación, siguen facilitando oportunidades para conectar a mercados los productos y servicios que ofrecen los excombatientes en asociación con las comunidades locales.

 

Sr. Presidente,

En su última declaración de prensa sobre Colombia, el Consejo alentó a que se tomaran decisiones oportunas sobre el futuro de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación una vez que expire su actual estatus jurídico, a fin de contribuir a dar mayor seguridad y reforzar la confianza de los antiguos miembros de las FARC-EP en el proceso de paz.  Acojo con satisfacción los recientes esfuerzos del Gobierno por formular propuestas para cada una de estos Espacios Territoriales.  Asegurar recursos suficientes para estas propuestas es clave. También es importante garantizar una discusión inclusiva sobre estas propuestas en el que participen tanto los excombatientes como las autoridades locales. Estas decisiones deberían adoptarse y comunicarse a los excombatientes lo antes posible a fin de garantizar una transición sin tropiezos.  La Misión de Verificación está lista para apoyar al Gobierno y a FARC en el proceso de transición.

Sr. Presidente,

En cuanto a las garantías de seguridad, siguen siendo motivo de gran preocupación los asesinatos de líderes y lideresas comunitarios, defensores y defensoras de los derechos humanos y ex combatientes de las FARC-EP.  El despliegue de las Fuerzas Armadas y la Policía cerca de los Espacios Territoriales es crítico; sin embargo, la competencia violenta entre los grupos armados ilegales por el control territorial en zonas fuera de estos perímetros de seguridad continúa amenazando la seguridad de los excombatientes y las comunidades, así como socavando los esfuerzos generales de implementación de la paz.

Durante una reciente visita a Tumaco, en la costa Pacífica, tuve una discusión que me dejo muy preocupado con un grupo de valientes líderes y lideresas sociales y comunitarios afrocolombianos, varios de los cuales se encuentran bajo la amenaza directa de grupos armados y organizaciones criminales.  Todos ellos tienen amigos, familiares o colegas que han sido asesinados, desplazados o amenazados por organizaciones criminales, incluidos grupos involucrados en economías ilícitas.  Compartieron conmigo propuestas e ideas específicas para su seguridad, que deberían tenerse en cuenta en la elaboración de estrategias locales de protección.  En este sentido, acojo con beneplácito los esfuerzos del Gobierno por celebrar sesiones de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad en los territorios –una de esas sesiones se celebra hoy en Cúcuta– y hago un llamado al Gobierno a que vele por que estas sesiones se traduzcan en decisiones rápidas y medidas concretas adaptadas a las dinámicas locales.

Los líderes y lideresas con quienes conversé en Tumaco también enfatizaron que la seguridad en los territorios exige una presencia integrada y coordinada de las autoridades estatales, tanto de las instituciones civiles como de las fuerzas de seguridad.  Este es un mensaje que he escuchado consistentemente en todo el país.  En este sentido, acojo con beneplácito la aprobación de los 16 Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDETs), que beneficiarán a 170 municipios afectados por el conflicto armado, y aliento al Gobierno a que dedique los recursos necesarios para garantizar la pronta implementación de estos planes.  Más de 200.000 miembros de las comunidades contribuyeron a la formulación de estos planes, que constituye un ejemplo positivo de diálogo eficaz entre las comunidades y las instituciones del Estado.

 

Sr. Presidente,

Las últimas semanas han estado marcadas por debates álgidos sobre la justicia transicional, que es un asunto polémico en la mayoría de los procesos de paz.  El mes pasado, el Presidente Duque objetó seis artículos del proyecto de Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz.  Después de un voto en contra de estas objeciones en la Cámara de Representantes a principios de esta semana, la revisión de las objeciones está pendiente en el Senado.

El Secretario General ha hecho un llamado para que todos los actores involucrados actúen con prontitud para que se promulgue lo antes posible una Ley Estatutaria compatible con el Acuerdo de Paz.  Esta Ley Estatutaria es el último mecanismo que falta en el marco legal de la Jurisdicción Especial para la Paz y es necesaria para que esta institución pueda operar con la necesaria independencia y autonomía.  La Jurisdicción Especial para la Paz, bajo el liderazgo de su Presidenta Patricia Linares, continúa avanzando en su trabajo con resultados notables.   Hasta ahora ha iniciado siete casos amplios que están investigando violaciones significativas que afectan a más de 820.000 víctimas.  Además, cerca de 9.700 ex miembros de las FARC-EP y casi 2.000 personas de las Fuerzas Armadas se han sometido a su autoridad.

El Presidente Duque también ha anunciado su intención de proponer tres reformas constitucionales a artículos que sustentan el marco de justicia transicional del Acuerdo de Paz.  Al presentar la primera de estas propuestas, el Gobierno aseguró que solamente operarán para el futuro.  En efecto, cualquier iniciativas de este tipo no deberían aplicarse de manera retroactiva a quienes dejaron las armas de buena fe y sobre la base de los compromisos contraídos en virtud del Acuerdo.  Como ha señalado el Secretario General, el principio de la no retroactividad es fundamental para preservar la confianza en el futuro del proceso.

En un clima de incertidumbre –para las víctimas, para los que están acogidos a la Jurisdicción Especial para la Paz, para los miembros de las FARC que esperan financiamiento para su reincorporación social y económica, y para las comunidades que han sufrido el conflicto– la mayor incertidumbre sería reabrir los puntos centrales del Acuerdo de Paz.

 

Señor Presidente, distinguidos miembros del Consejo,

A medida que el proceso de paz continúa, es fundamental unir a los colombianos y superar las divisiones, como señaló el Presidente Duque el día de su posesión.  El camino hacia la consolidación de la paz requiere consenso, y el consenso solamente se puede lograr mediante el diálogo. Hago votos para que todos los esfuerzos en este sentido se multipliquen y fortalezcan.  Me produce esperanza el hecho de que, a nivel local, colombianos y colombianas alrededor del país están trabajando conjuntamente, poniendo al lado sus tendencias políticas, para aprovechar las oportunidades que ofrece el proceso de paz.

En los Espacios Territoriales que he visitado, he visto a soldados y ex combatientes jugando fútbol y viviendo y trabajando juntos, cuando hace tan solo unos años estaban luchando entre sí.  Hace unas semanas, en Cali, la tercera ciudad más grande de Colombia, la Misión de Verificación participó en el lanzamiento del Pacto Municipal por la Paz, la Vida y la Reconciliación, que fue firmado por todas las fuerzas políticas de la ciudad y por la sociedad civil.

Y en el trabajo de la Misión de Verificación sobre temas de juventud, nos han inspirado los ejemplos de jóvenes colombianos y colombianas que se han unido a pesar de divisiones políticas, geográficas y de clase para abrazar conjuntamente la reconciliación y apoyar a los excombatientes en su reincorporación a la sociedad.

En estos y en todos sus esfuerzos por consolidar la paz, los colombianos pueden contar con el apoyo inquebrantable de las Naciones Unidas.  El apoyo firme y unificado del Consejo de Seguridad para el proceso de paz sigue siendo tan crucial como siempre.

 

Gracias, Sr. Presidente.

****

Subscribase a Nuestro Newsletter

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo ONU Colombia.

Tu correo fue suscrito con éxito a nuestra base de datos, le estaremos enviado un email para verificar la cuenta.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This