Alerta de Fraude
Inicio > Noticias > Noticias > Mensajes y Discursos > Declaración ante el Consejo de Seguridad de Carlos Ruiz Massieu, Representante Especial del Secretario General y Jefe de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia

Declaración ante el Consejo de Seguridad de Carlos Ruiz Massieu, Representante Especial del Secretario General y Jefe de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia

  • Posted by: CinuCOL2018

Señor Presidente, distinguidos miembros del Consejo:

Es un honor presentar el más reciente informe del Secretario General sobre Colombia.  Aprovecho para saludar la presencia del Señor Nestor Popolizio, Ministro de Relaciones Exteriores de Perú y Presidente del Consejo de Seguridad, del Canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, y el Consejero Presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila.

 

Sr. Presidente,

Durante la visita a Colombia la semana pasada, los miembros del Consejo pudieron apreciar los logros del proceso de paz, desde su última visita hace dos años, así como los retos que aún persisten. La visita fue una reafirmación oportuna del firme apoyo de la comunidad internacional a este proceso.  Fue bien recibida por el Gobierno, por la FARC, los partidos políticos de todo el espectro, las presidentas y el presidente del sistema de justicia transicional, las organizaciones de la sociedad civil y las autoridades locales y las lideresas y líderes comunitarios con quienes el Consejo se reunió en el departamento del Cauca.

Sr. Presidente,

Como señaló el Secretario General en su informe, y como el Consejo pudo observar en el terreno, la evaluación del proceso de paz es disímil.  Si bien los esfuerzos del Gobierno por promover la reincorporación de los ex miembros de las FARC-EP han comenzado a mostrar importantes resultados concretos, la seguridad en las zonas afectadas por el conflicto sigue siendo motivo de gran preocupación.

También es importante destacar que, a pesar de algunos ejemplos recientes que indican lo contrario, la gran mayoría de las y los ex integrantes de las FARC-EP, así como los líderes del partido político de la FARC, siguen firmemente comprometidos con el proceso de paz.  Este compromiso se refleja en su participación en el Congreso, sus preparativos para ser parte en las próximas elecciones y en sus esfuerzos por reincorporarse a la vida civil y construir un futuro mejor para sus familias y comunidades.

Sólo por citar algunos ejemplos de lo que se ha logrado gracias a la perseverancia de los y las excombatientes; la semana pasada los productos de las cooperativas dirigidas por FARC se exhibieron en Bogotá, en la feria agropecuaria más grande de Colombia; incluyendo café, productos de carne de res y artesanías. Y el pasado mes de mayo, cinco excombatientes y tres miembros de la comunidad, quienes se han convertido en entrenadores de rafting como parte de un proyecto de ecoturismo, compitieron bajo la bandera colombiana en el Campeonato Mundial de Rafting en Australia.  El apoyo del Gobierno, las comunidades locales y la comunidad internacional, entre otros, ha sido fundamental para que esto sea posible.

Sr. Presidente,

Durante las últimas seis semanas, el Gobierno, la FARC y la Misión, han realizado visitas a diez Espacios Territoriales para discutir su futuro con excombatientes, comunidades y autoridades locales.  Elogiamos tanto al Gobierno como a la FARC por su flexibilidad y voluntad de encontrar soluciones de mutuo acuerdo.  Este exitoso esfuerzo conjunto, dirigido por el Gobierno, para superar un obstáculo en la implementación, mediante el diálogo, debe servir de ejemplo para avanzar en otras áreas.

El Gobierno ha asegurado a las y los excombatientes su compromiso de formalizar los contratos de los predios para los ETCR y de mantener el subsidio mensual para excombatientes.  Es esencial garantizar los recursos suficientes para alcanzar los objetivos del Gobierno en materia de vivienda, salud, educación y el cuidado de los niños.

Sr. Presidente,

Es urgente aumentar el número de proyectos productivos para los excombatientes y proporcionar la asistencia técnica necesaria para tener acceso a mercados para  asegurar su sostenibilidad.  Ambas partes tienen la responsabilidad de revitalizar el proceso de presentación, aprobación y desembolso de fondos para los proyectos.  Las comunidades, las poblaciones étnicas y las mujeres deben estar en el centro de estos esfuerzos.

También debe prestarse la debida atención a los aproximadamente 8.000 excombatientes que viven fuera de los Espacios Territoriales, incluyendo los nuevos asentamientos y zonas urbanas.  Todos los actores involucrados en el apoyo al proceso de reincorporación deben reconocer este panorama cambiante y adaptar las estrategias de manera adecuada con miras a ofrecer, opciones de reincorporación a estos excombatientes y las garantías de seguridad.

Sr. Presidente,

Como escuchó el Consejo directamente de las comunidades del Cauca, la situación de seguridad es extremadamente preocupante en las antiguas zonas de conflicto.  Desde que se publicó el informe del Secretario General, hace tres semanas, otros cuatro excombatientes han sido asesinados, lo que eleva a 127 el número de ex miembros de las FARC-EP asesinados desde que se firmó el Acuerdo de Paz. Uno de ellos asesinados era un ex comandante de nivel medio que había participado activamente en las negociaciones en La Habana y que dirigía un proyecto productivo.

La Unidad Especial de Investigación de la Fiscalía General de la Nación reporta avances en la mitad de los casos de asesinatos de excombatientes.  Este progreso es fundamental, ya que las investigaciones oportunas son esenciales para combatir la impunidad, incluyendo a los autores intelectuales de estos crímenes.

En este contexto, acogemos con beneplácito las nuevas medidas anunciadas por el Presidente Duque para mejorar la seguridad y la protección de los excombatientes.  Suficientes recursos deben también ser proporcionados a la Unidad Nacional de Protección, que brinda protección a los miembros de la FARC.

Es importante hacer todo lo posible para que las próximas elecciones locales de octubre sean tan pacíficas como las elecciones presidenciales y legislativas del año pasado.  Estas elecciones serán otro paso importante en la reincorporación política de la FARC. Hasta la fecha, el partido ha registrado más de 120 candidatos, de los cuales aproximadamente la mitad son excombatientes. Medidas adicionales deben adoptarse para garantizar su seguridad, así como la de los candidatos de todos los demás partidos políticos.

Sr. Presidente,

Seguimos profundamente preocupados por la situación de los líderes sociales y de los defensores de derechos humanos.  Recordarán que una lideresa del Cauca, Francia Márquez, no pudo asistir a la reunión con el Consejo después de haber sido amenazada por un grupo armado ilegal.  La difícil situación de cientos de valientes líderes amenazados en todo el país es inaceptable.

La Subcomisión de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad se reunió recientemente para recibir insumos de las organizaciones de la sociedad civil, pero nos sigue preocupando que la propia Comisión no se haya reunido hace meses.  Su mandato – que consiste en diseñar e implementar una política pública de desmantelamiento de las organizaciones criminales- es esencial para poner fin a estos asesinatos.

Es importante señalar que el Gobierno acaba de anunciar medidas de protección para los líderes del programa de sustitución de cultivos ilícitos.  Acojo con beneplácito estas medidas, así como los recientes esfuerzos para implementar el programa comprehensivo para abordar la situación específica de las líderes mujeres. Estas poblaciones son particularmente vulnerables a las amenazas de los grupos armados criminales y merecen, y han recibido, especial atención.

Sr. Presidente,

La presencia de grupos armados ilegales en las antiguas zonas de conflicto afecta a todos los actores presentes en estas zonas, incluyendo a miembros de la fuerza pública, cuyas muertes a manos de esos grupos también condenamos profundamente.

En este contexto, la importancia de establecer una presencia integral del Estado – tanto de las instituciones de seguridad como de las instituciones civiles – en las zonas afectadas por el conflicto no puede ser sobreestimada.  No es sorprendente que las comunidades y autoridades locales hayan sido unánimes en su deseo de que los ETCR permanezcan, debido a que ha traído consigo un incremento en la presencia de las instituciones del Estado brindando mejoras en la seguridad y la actividad económica.  La implementación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) también deben tener un efecto positivo en la realización de inversiones necesitadas en estas áreas.

Sr. Presidente,

Las últimas semanas han estado marcadas por una mayor participación de las víctimas en el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Por ejemplo, el 26 de junio, la Comisión de la Verdad celebró su primer acto nacional sobre la verdad, centrado en las víctimas de la violencia sexual durante el conflicto.

El innovador modelo de justicia restaurativa de Colombia está empezando a cumplir su promesa de garantizar justicia y reparaciones para las víctimas.  Es esencial que se siga prestando apoyo al Sistema Integral, incluyendo los recursos adecuados.

Señor Presidente,

El 15 de julio, el Presidente Duque sancionó una de las reformas constitucionales propuestas por el Gobierno, que si bien se centra en disposiciones del Acuerdo Final de Paz sobre el tratamiento de ciertos delitos, establece claramente que su aplicación es únicamente hacia futuros procesos de paz.  Este principio de no retroactividad es fundamental para brindar seguridad jurídica.

Confiamos que en el marco de la nueva legislatura del Congreso que inicia la próxima semana los temas relacionados con la implementación de la paz sean discutidos respetando la esencia del Acuerdo y a través de un diálogo incluyente.  En este sentido, permítame reiterar el llamado del Secretario General a que los colombianos y colombianas se centren en lo que los une y no en lo que los divide.

Asimismo, Señor Presidente, reiterar que una paz verdaderamente sostenible requiere avances complementarios en todos los componentes del Acuerdo Final, incluyendo la reforma rural integral, la sustitución de cultivos ilícitos, las garantías de seguridad, la reincorporación de excombatientes, y la justicia y reparación para las víctimas.

Señor Presidente, distinguidos miembros del Consejo,

El Acuerdo de Paz ha permitido salvar miles de vidas y ha generado oportunidades para que las víctimas y sus familias obtengan reparación y justicia, así como para el desarrollo económico de vastas zonas del país que han sido devastadas por la guerra durante decenios.  Como ustedes escucharon repetidamente en la visita, el apoyo firme y unánime del Consejo ha sido fundamental para estos logros, y el pueblo colombiano y sus instituciones están profundamente agradecidos con el Consejo de Seguridad.

El proceso de paz colombiano es un ejemplo sobresaliente de cuánto apoyo pueden prestar las Naciones Unidas cuando el Consejo está firmemente unido.  Su compromiso continuo es necesario para ayudar a Colombia a asegurar la paz.

Muchas gracias señor presidente.

*****

Desargue el Informe Trimestral del Secretario General sobre la Misión de Verificación en Colombia. S/2019/530

Statement by Special Representative of the Secretary-General Mr. Carlos Ruiz Massieu for United Nations Security Council Briefing on Colombia

 

Señor Presidente, distinguidos miembros del Consejo:

Es un honor presentar el más reciente informe del Secretario General sobre Colombia.  Aprovecho para saludar la presencia del Señor Néstor Popolizio, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú y Presidente del Consejo de Seguridad, del Señor Carlos Holmes Trujillo, Canciller de Colombia y del Señor Emilio Archila, Consejero Presidencial para la Estabilización y la Consolidación.

Mr. President,

During the visit to Colombia last week, Council members were able to appreciate the achievements of the peace process since their last visit two years ago, as well as the remaining challenges.  The visit was a timely reaffirmation of the international community’s strong support for this process.  It was well received by the Government, by the FARC, political parties from across the spectrum, the heads of the transitional justice system, civil society organizations, and local authorities and community leaders with whom the Council met in the department of Cauca.
Mr. President,

As pointed out by the Secretary-General in his report, and as the Council was able to observe on the ground, the assessment of the peace process is mixed.  While efforts by the Government to advance the reintegration of former FARC-EP members have begun showing important concrete results, security in conflict affected areas remains of grave concern.

It is also important to highlight that, despite some recent examples to the contrary, the great majority of former FARC-EP members, as well as the leadership of the FARC party, remain strongly committed to the peace process.  This commitment is reflected in their participation in Congress, their preparations to take part in the upcoming elections and their efforts to reintegrate into civilian life and to build a better future for their families and communities.  Just to cite a few examples of what has been accomplished through the perseverance of former combatants, last week, products of FARC-led cooperatives were on display at Colombia’s largest agricultural fair in Bogotá, including coffee, beef products, and handicrafts.  And this past May, five former combatants and three community members who have become rafting trainers as part of an ecoturism project competed under the Colombian flag at the World Rafting Championships in Australia.  The support of the Government, local communities, and the international community among others has been instrumental in making this possible.
Mr. President,

Over the last six weeks, the Government, the FARC and the Mission have undertaken visits to ten Territorial Areas to discuss their future with former combatants, communities and local authorities.  We commend both the Government and the FARC for their flexibility and willingness to find mutually-agreeable solutions.  This successful joint effort led by the Government to overcome a hurdle in implementation through dialogue should set an example to advance in other areas.

The Government has reassured former combatants of its commitment to formalize land arrangements for the TATRs and to maintain the monthly allowance for former combatants.  It is essential to ensure adequate resources to meet Government goals for housing, health, education and childcare.
Mr. President,

It is urgent to increase the number of productive projects for former combatants and to provide the necessary technical assistance and access to markets in order to ensure their sustainability.  Both parties have a responsibility for re-energizing the process of presentation, approval and disbursement of funding for the projects.  Communities, ethnic populations and women should be at the center of these efforts.

Proper attention must also be paid to the approximately 8,000 former combatants living outside the Territorial Areas, including in new settlements and urban areas.  All actors involved in supporting the reintegration process must recognize this changing landscape and adapt strategies accordingly with a view to provide these former combatants with reintegration options and with security guarantees.
Mr. President,

As the Council heard directly from communities in Cauca, the security situation is extremely concerning in former conflict areas.  Since the Secretary-General’s report was issued three weeks ago, four more former combatants have been killed, bringing to 127 the number of former FARC-EP members killed since the Peace Agreement was signed.  One of those killed was a former mid-level commander who had been active in the negotiations in Havana and was leading a productive project.

The Attorney-General’s Special Investigation Unit reports advances in half of the cases of killings of former combatants.  This progress is key, as timely investigations are essential to combat impunity, including for intellectual authors of these crimes.

In this context, we welcome the new measures announced by President Duque to improve security and protection for former combatants.  Sufficient resources should also be provided to the National Protection Unit, which provides protection for FARC members.

It is important to make every effort so that the upcoming October local elections can be as peaceful as last year’s presidential and legislative elections.  These elections will be another important step in the FARC’s political reintegration. To date, the party has registered more than 120 candidates; approximately half of whom are former combatants.  Additional steps must be taken to ensure their security, as well as that of candidates from all other political parties.
Mr. President,

We remain gravely concerned about the situation of social leaders and human rights defenders.  You will recall that one leader from Cauca, Francia Márquez, was not able to attend the meeting with the Council after being threatened by an illegal armed group.  The plight of hundreds of brave leaders under threat around the country is unacceptable.

The Subcommission of the National Commission on Security Guarantees recently met to receive inputs from civil society organizations, but we remain concerned that the Commission itself has not met for many months.  Its mandate –the design and implementation of a public policy to dismantle criminal organizations– is essential to put a stop to these killings.

It is important to note that the Government has just announced protective measures for leaders of the programme for substitution of illicit crops.  I welcome these measures as well as recent efforts to implement the comprehensive programme to address the specific situation of women leaders. These populations are particularly vulnerable to threats from criminal armed groups and deserve, and have been given, special attention.

Mr. President,

The presence of illegal armed groups in former conflict areas affects all actors present in these areas, including members of the public security forces whose deaths at the hands of these groups we also strongly deplore.

In this context, the importance of establishing an integrated presence of the State –both security and civilian institutions– in conflict-affected areas cannot be overstated.  It is not surprising that local communities and authorities have been unanimous in their desire for the TATRs to remain, as the resulting increased presence of State institutions has brought improvements in security and economic activity.  The implementation of the development programmes with a territorial focus (PDETs) should also have a positive effect in bringing much-needed investments in these areas.

Mr. President,

The last few weeks have been marked by the increased participation of victims in the Comprehensive System of Truth, Justice, Reparation and Non-Repetition. For instance, on 26 June, the Truth Commission held its first national event on truth, focused on victims of sexual violence during the conflict.

Colombia’s innovative model of restorative justice is starting to deliver on its promise to ensure justice and reparations for victims.  Continued support for the Comprehensive System, including adequate financial resources, is essential.

Señor Presidente,

El 15 de julio, el Presidente Duque sancionó una de las reformas constitucionales propuestas por el Gobierno, que si bien se centra en disposiciones del Acuerdo Final de Paz sobre el tratamiento de ciertos delitos, establece claramente que su aplicación es únicamente hacia futuros procesos de paz.  Este principio de no retroactividad es fundamental para brindar seguridad jurídica.

Confiamos que en el marco de la nueva legislatura del Congreso que inicia la próxima semana los temas relacionados con la implementación de la paz sean discutidos respetando la esencia del Acuerdo y a través de un diálogo incluyente.  En este sentido, permítame reiterar el llamado del Secretario General a que los colombianos y colombianas se centren en lo que los une y no en lo que los divide.

Asimismo, Señor Presidente, reiterar que una paz verdaderamente sostenible requiere avances complementarios en todos los componentes del Acuerdo Final, incluyendo la reforma rural integral, la sustitución de cultivos ilícitos, las garantías de seguridad, la reincorporación de excombatientes, y la justicia y reparación para las víctimas.

Mr. President, Distinguished Members of the Council,

The Peace Agreement has resulted in thousands of lives saved, generated opportunities for victims and their families to obtain healing and justice, and for economic development for vast stretches of the country that were ravaged by war for decades.  As you heard repeatedly in the visit, the Council’s steadfast and unified support has been critical to these achievements, and the Colombian people and institutions are deeply grateful to the Security Council.  The Colombian peace process is an outstanding example of how much support the United Nations can provide when the Council is firmly united.  Your continued commitment is needed to help Colombia secure the peace.

Muchas Gracias Señor Presidente.

 

*****

Download the Report of the Secretary-General on the UN Verification Mission in Colombia. S/2019/530

Deja un comentario

Subscribase a Nuestro Newsletter

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo ONU Colombia.

Tu correo fue suscrito con éxito a nuestra base de datos, le estaremos enviado un email para verificar la cuenta.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This