Alerta de Fraude
Inicio > Noticias > Noticias > Actualidad Colombia > “La participación fue innovadora, dijimos lo bueno, lo malo y lo feo. Ahora, el deber ser es aprobarlo”

“La participación fue innovadora, dijimos lo bueno, lo malo y lo feo. Ahora, el deber ser es aprobarlo”

  • Posted by: ONU Colombia

Plan Integral de Desarrollo Agropecuario y Rural, con enfoque territorial, PIDARET, Cauca, 2020 -2040. 

En tiempos de pandemia, la alianza entre la Agencia de Desarrollo Rural (ADR) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con el apoyo de la Gobernación del Cauca, convocaron a actores locales para que juntos fijaran el rumbo del sector agropecuario y rural para los próximos 20 años, el cual quedó plasmado en el Plan Integral de Desarrollo Agropecuario y Rural con enfoque territorial (PIDARET), que desde ya inicia su gestión para convertirse en política pública.

“Esta es una herramienta que tiene enfoque territorial y puede ayudarnos a avanzar en la erradicación de la pobreza y mejorar la nutrición y la seguridad alimentaria en el Cauca”, afirmó Marco Fidel Mayor, afiliado a la Cooperativa multiactiva de agricultores biológicos del Cauca y participante activo en los encuentros preparatorios y territoriales del PIDARET.

Mayor no se equivoca, a diferencia de otros procesos de planeación, el PIDARET es un instrumento que se construye sobre lo construido, es decir, toma como base todos los diagnósticos, planes y estudios que se hicieron sobre el departamento en las últimas dos décadas. A esto se suma que para realizar la estructuración se tuvo en cuenta la experiencia de sus actores locales, por consiguiente, el PIDARET está hecho ‘a la medida’ de las necesidades, dificultades, características y posibilidades departamentales.

Para la ADR, los Planes Integrales de Desarrollo Agropecuario con Enfoque Territorial constituyen un instrumento de gestión para el desarrollo agropecuario y rural de los territorios del país, mediante el cual se determinan objetivos, metas, prioridades y estrategias del departamento y sus subregiones para los próximos 20 años, como producto del trabajo consensuado con los actores en el territorio. ​

Por su parte, Jesús Hernán Méndez, gerente del Centro Provincial de Gestión Agroempresarial del sur del Cauca -que agrupa a 7 municipios-, afirma que “fue un ejercicio innovador y muy participativo; dijimos lo bueno, lo malo, lo feo, lo que nos sirve y lo que no, y siempre nos escucharon; fue un equipo abierto a la discusión”, él está convencido que el deber ser del PIDARET es que ahora lo aprueben, le asignen recursos y “juntos -comunidad e institucionalidad- trabajen por mejorar las condiciones del campo”, precisó Méndez.

Para construir el PIDARET, en el territorio se conformó un equipo coordinador denominado Unidad del Plan el cual estaba integrado por los profesionales de la Secretaría de Agricultura de la Gobernación, la ADR y la FAO. Juntos convocaron a instituciones del orden local y departamental, organizaciones sociales de campesinos, indígenas y comunidades afro, de productores, gremios, organismos no gubernamentales, organismos de cooperación internacional, empresa privada y academia.

Todos ellos permitieron diseñar un Plan que recoge la diversidad étnica, cultural, ambiental y geográfica del departamento, pero tambien se facilitó que se llegara a consensos, como la necesidad inaplazable de generar una articulación institucional que apunte a objetivos comunes y de tomar acciones urgentes para eliminar los conflictos de orden público, la economía ilegal y la inseguridad que impiden avanzar en el desarrollo rural y agropecuario del departamento.

Hoy, con el PIDARET elaborado se encuentran los ejes indispensables para desarrollar el campo caucano. El Plan parte de una intervención multiestatal que promueva la generación de oportunidades equitativas en factores de producción, en canales de comercialización, en conectividad e infraestructura vial y en avance en ciencia, tecnología e innovación. Todo junto le apunta a la disminución de las brechas sociales y poblacionales.

El PIDARET también contempla acciones para mejorar la calidad de vida de los campesinos a través de garantizar que la población rural acceda a educación pertinente y de calidad, a servicios públicos y habitabilidad, a extensión agropecuaria y a la tierra y su formalización.

Igualmente, que se promueva el relevo generacional, la inclusión económica y social de la mujer rural y la asociatividad entre productores. Esas son algunas de las líneas de trabajo que propusieron sus actores locales para llevar el progreso al sector rural caucano.

“Creo que es un plan con muy buenas intenciones que ha recogido la realidad del departamento de la parte rural y del campesinado”, afirma Marco Fidel Mayor, pero al igual que Jesús Hernán Méndez, temen que se quede en esta fase. Dice Méndez: “Este ejercicio profesional requiere una gerencia que articule a la gente, a las instituciones preocupadas por obtener los recursos y sacarlo adelante. Ese es el deber ser.

De acuerdo con la profesional de FAO en territorio, Alejandra Solarte, hoy los actuales y futuros alcaldes y gobernadores que decidan apropiarse de este instrumento contarán con unas bases idóneas, certeras y eficientes para lograr un desarrollo rural de sus territorios.

Los resultados de este proceso serán presentados ante el Consejo Seccional de Desarrollo Agropecuario de Cauca (CONSEA), quienes podrán hacer las observaciones que consideren pertinentes. De ahí pasará a la Asamblea departamental -donde ya hubo un primer acercamiento-.
Visión del PIDARET Cauca 2020 – 2040

En el 2040 el Cauca será reconocido como patrimonio ambiental, étnico y cultural, con una institucionalidad fortalecida y articulada con inclusión de los enfoques diferencial y de género, con un sector agropecuario y rural  innovador y competitivo con acceso a factores productivos, tierra, investigación, transferencia tecnológica y mercados regionales, nacional y de exportación y promotora de procesos de formación continuos y pertinentes que incentiven la asociatividad y participación como, elementos claves para la sustentabilidad de la economía campesina, familiar y comunitaria y el estímulo a la agroindustria; creando así condiciones de paz territorial y buen vivir para la población caucana.
Contacto de prensa:
Nancy Villescas Sánchez
Nancy.VillescasSanchez@fao.org

Deja una respuesta

Share via
Send this to a friend