Alerta de Fraude
Inicio > Noticias > Historias > En palabras de Teresa Casas, lideresa chocoana: “Mi mayor anhelo es continuar trabajando por las mujeres invisibilizadas porque yo alguna vez lo fui y alguien creyó en mí, ahora mi trabajo es hacer lo mismo por las demás”

En palabras de Teresa Casas, lideresa chocoana: “Mi mayor anhelo es continuar trabajando por las mujeres invisibilizadas porque yo alguna vez lo fui y alguien creyó en mí, ahora mi trabajo es hacer lo mismo por las demás”

  • Posted by: ONU Colombia

Teresa Casas Robledo es una mujer afro de Quibdó, Chocó. Desde muy joven tuvo que salir desplazada de su territorio por el conflicto armado, pese a ello hoy es una de las lideresas más reconocidas en su municipio: hace parte de la Mesa de Mujer Paz y Seguridad que vienen ayudando a otras mujeres y comunidades de 8 municipios del departamento a cuidarse de los riesgos que enfrentan en medio de la crisis social y económica que ha convertido al departamento en uno de los lugares con mayores índices de impacto humanitario por conflicto y violencia armada del país. Teresa hace parte de las más de mil mujeres que han fortalecido su liderazgo con ProDefensoras, una iniciativa de ONU Mujeres, la Embajada de Noruega y la Defensoría del Pueblo, que tiene especial foco en los planes de autocuidado y autoprotección para las defensoras de derechos humanos en Colombia.

 

“En la secundaria estudiaba en una institución normalista porque quería ser docente y tener contacto con la comunidad, por situaciones económicas mi madre decidió enviarme con una tía a otro municipio, ahí continué mis estudios en un colegio comercial hasta que tuve que salir desplazada por la violencia que nos tocó vivir”

Fue un tiempo de miedo y angustias, pese a ello quedaban personas que ayudaban a los demás.  Estudié teología y ahí coincidí con Nubia, una docente que cambió mi vida. Ella lideraba actividades con mujeres víctimas y me enamoré de su labor. Ahí fue entonces cuando empecé a hacer lo que siempre anhelé: estar al servicio de los y las demás y para eso estudié trabajo social”.

Ser lideresa en Colombia es vivir en constante riesgo, y más aún si a eso le sumamos ser lideresa en el departamento del Chocó, pero estar rodeada por mujeres resilientes que no se rinden y además contar con la posibilidad de que nos apoyen desde otros programas como ProDefensoras, es tener la posibilidad de continuar aprendiendo y fortaleciéndonos mediante espacios de diálogo e intercambios entorno a la economía del cuidado, la protección, la equidad de género y el bienestar psicosocial. Te puede interesar: REDMUCHO, ejemplo de persistencia de las mujeres chocoanas para superar adversidades

Hoy mi mayor motivación sigue siendo eso que se teje desde lo comunitario. Gracias a ProDefensoras hemos podido capacitar y formar a otras defensoras y sus comunidades sobre saberes y herramientas para cuidarse de los riesgos que enfrentamos en medio del conflicto armado y otras situaciones de violencia que nos aquejan.  Asimismo, hemos dado a conocer las rutas de protección estatales establecidas para la protección de lideresas y comunidades.

ProDefensoras nos ha permitido crear redes de solidaridad y círculos locales de incidencia política para el posicionamiento de la agenda departamental y nacional de las mujeres del Chocó en materia de paz, seguridad y desarrollo sostenible. Vamos trabajando de la mano de todas esas mujeres triplemente discriminadas: por ser mujer, pobre y negra. Un panorama que no nos ha dejado hecho bajar la bandera. En un país como Colombia, con tantas dificultades sociales, recobra valor trabajar con y por las mujeres porque cuando una se empodera, se empodera la familia y la sociedad”.

Deja una respuesta

Share via
Send this to a friend