Los estudiantes y docentes hicieron entrega oficial de los resultados del trabajo de debate y argumentación adelantado por las 74 comisiones desarrolladas este año al Distrito, al Centro de Información de las Naciones Unidas para Colombia, Ecuador y Venezuela (CINU Bogotá) y a las entidades aliadas.

Cerca de 2000 personas asistieron a la ceremonia de clausura de la Séptima Versión de Simonu Bogotá 2019, la simulación de la Organización de las Naciones Unidas más grande del mundo, reconocida como una importante herramienta de transformación desde la educación, la cual contó con novedades pedagógicas como una comisión de expertos del Bicentenario acompañada por la Vicepresidencia de la República y otra del Consejo de Seguridad en francés, desarrollada junto con la Embajada de Francia en Colombia.

Claudia Puentes, secretaria de Educación del Distrito, manifestó el orgullo que significa para esta entidad liderar el evento de Simonu Bogotá; además, destacó varios logros de la administración de Enrique Peñalosa en materia de infraestructura, gestión, competencias socioemocionales y talento humano del sistema educativo de la ciudad e hizo énfasis en que la argumentación, que caracteriza a este ejercicio pedagógico, ha permitido a la Bogotá Mejor para Todos gobernar para la totalidad de los bogotanos.

 

Secretaria de educación hablando

 

“Bogotá cuenta con dos acuerdos para la ciudad que son de iniciativa estudiantil”, dijo la secretaria al referirse al proceso realizado con los cabildantes estudiantiles. “Simonu ha sido una herramienta de desarrollo socioemocional, y nos parece maravillosa esa rebeldía de los jóvenes, ese impulso por cambiar el mundo, pero eso logrado a través de método, de análisis, de pensamiento crítico”, apuntó Puentes.

Hélène Irit Papper, directora del Centro de Información de las Naciones Unidas para Colombia, Ecuador y Venezuela (CINU Bogotá), dijo que el trabajo de simulación que realiza Bogotá ha sobrepasado las expectativas de todos. Asimismo, exaltó el compromiso de los estudiantes, quienes son un orgullo para la ciudad y el país:

“Estar parada frente a ustedes me llena de nostalgia porque no hace mucho yo tenía los mismos sueños, quería aprender cómo funcionaba el mundo, quería hacer la diferencia; cuando estaba en el colegio y en la universidad participé varias veces en modelos de las Naciones Unidas y, con el tiempo, la pasión por el debate, la diplomacia, las ansias de cambiar el mundo se apoderaron de mí. Hoy veo esa chispa en todos ustedes. Cada uno ha aportado y ha dejado lo mejor de sí mismo. En este momento me siento confiada en que las personas que se encuentran aquí tienen la capacidad de dejar al mundo mejor de lo que lo encontraron”, afirmó Papper.

 

Hélène Irit Papper

 

La directora del CINU no solo agradeció a todos los que participaron este año en la séptima edición de este ejercicio de simulación, sino que invitó a que en los próximos años se sumen más agencias, estudiantes, embajadores, fondos y aliados: “Es importante apoyar a nuestras nuevas generaciones de actores de cambio y lograr que Simonu Bogotá sea el referente para un Simonu nacional”, señaló.

Al evento de cierre, realizado el 4 de octubre en el Palacio de los Deportes, por primera vez asistió Carlos Ruiz Massieu, representante especial del secretario general y jefe de la misión de verificación de las Naciones Unidas en Colombia, quien destacó la necesidad de continuar en la búsqueda de la paz y dijo que los niños y los jóvenes son nuestra fuente de inspiración: “Ustedes, la generación de hoy, las generaciones del futuro, tienen en sus manos la posibilidad de no repetir historias de conflicto y de sostener este cambio hacia la paz. El acuerdo de paz ha permitido salvar miles de vidas, ha generado oportunidades para las víctimas y sus familias, con el fin de que obtengan reparación y justicia, y para el desarrollo económico de amplias zonas del país que han sido devastadas por el conflicto durante decenios”.

 

Representante de las Naciones Unidas

 

El representante de las Naciones Unidas también agradeció a los rectores, a los docentes y a las entidades el hecho de brindar espacios como Simonu.

“Es imperativo que sigamos comprometidos con el papel de enseñar a nuestros hijos el valor de la tolerancia y el respeto mutuo. No basta enseñar a los niños a leer, a escribir, a contar. Realmente la educación tiene que promover el respeto mutuo y el amor por el mundo en el que vivimos, con miras a ayudar a las personas a forjar sociedades más justas, incluyentes y pacíficas”, puntualizó Ruiz, y concluyó su discurso de la siguiente manera: “Luchemos por la paz y defendámosla con todas nuestras fuerzas. Este espacio de diálogo, de educación y de convivencia es el mejor lugar para construir la paz que todos anhelamos y que tenemos que consolidar en Colombia y el mundo”.

Algunas propuestas de las simulaciones rural y urbana

Simulando la Asamblea General de la ONU, los discursos de la entrega de resultados de las comisiones se caracterizaron por un contenido profundo y emotivo. Los secretarios adjuntos, cabildantes, personeros y contralores estudiantiles que los pronunciaron también agradecieron formar parte del ejercicio de simulación de las Naciones Unidas más grande del mundo.

Sara Flechas, por ejemplo, le entregó a Andrés Murcia, delegado de la Vicepresidencia de la República, los resultados de la comisión de expertos de Bicentenario. La joven aseveró que este ejercicio les permitió enamorarse y tener mayor sentido de pertenencia por el país:

“Yo pude enamorarme profundamente de la comisión, amar y trabajar en pro del mejoramiento de mi nación y hacer que muchos jóvenes más se contagien de las cosas que me ha enseñado esta comisión”, dijo la estudiante.

Valentina Herrera, estudiante del colegio Técnico Menorah (IED), socializó las propuestas de la comisión Unicef. Ella explicó que, en este espacio en particular, predominó el debate en torno al empoderamiento femenino:

“Teniendo en cuenta el contexto que lamentablemente ha escrito las páginas de una historia de violencia, opresión y segregación para las mujeres, y a pesar de la fuerte realidad que esto implica aún en la actualidad, hay muchos aspectos que se trataron con una gratificante precisión conceptual, pues los estudiantes de primaria identificaron cuáles han sido los factores de alta influencia en esta problemática”.

 

Estudiantes

 

La estudiante Sofía Arias, del colegio La Merced (IED), entregó los resultados de las comisiones de Consejo de Seguridad, FAO, OMS, PNUD, ACNUDH, ACNUR, OIT, ONU Mujeres, ONU Hábitat, ECOSOC y UNFPA, entre los cuales se recomendó la implementación del Proyecto Libres e Iguales, que busca crear campañas de humanización con el objetivo de promover el derecho de las minorías existentes.

En relación con las comisiones Bogotá, Paula Yineth Carrillo, estudiante del colegio Cooperativo Nuevo Muzu, señaló que cerca de 140 jóvenes bogotanos se reunieron para hallar soluciones a distintas problemáticas, con propuestas para apoyar las ferias de sexualidad y dar a conocer a la ciudadanía plataformas como Sexperto, a fin de combatir la falta de información asertiva respecto a los derechos sexuales y reproductivos.

Cabe recordar que a la Séptima Edición de Simonu Bogotá se vincularon 14 entidades internacionales, nacionales y distritales, para fortalecer el proceso de preparación de los jóvenes y docentes participantes en torno a las temáticas abordadas en las simulaciones y, en el marco del evento de clausura, recibir las propuestas consolidadas por los jóvenes. También fueron reconocidos los docentes que han acompañado este proceso pedagógico durante los 7 años de Simonu Bogotá.

 

Docentes

 

Jeimy Alejandra Díaz estuvo atenta a todos y cada uno de los discursos. Con 18 años, esta joven invidente, que cursa grado once en el colegio José Félix Restrepo (IED), llegó al cierre de Simonu Bogotá desde la localidad de San Cristóbal, en compañía de Yuri Milena Sarmiento, su docente de apoyo, y expresó que Simonu fue una experiencia muy significativa:

“Aprendí muchísimo. Me parece genial que se incluya a todo tipo de personas. Estuvo muy bien organizado el evento. Sí se puede cambiar el mundo porque acá se toman decisiones valiosas y se cambia la perspectiva. Es interesante que esto se promueva ante la juventud. El mundo que yo quiero es uno de paz, de conciencia ambiental, que respete las diferencias y no las discrimine”, afirmó.

La docente Yuri Milena Sarmiento aseguró que, en este ejercicio de simulación, “los jóvenes tienen la oportunidad de ser más críticos; además, afianzan sus habilidades en lectura, escritura y redacción al vivenciar las situaciones de los diferentes países”. También resaltó que la posibilidad de que Jeimy forme parte de los delegados de Simonu representa un aporte a los demás chicos en la medida en que ellos ven que una persona con discapacidad también puede participar en ese tipo de eventos.

Luis Alejandro León, docente del colegio Nuevo Horizonte (IED) sede Torca, concluyó: “Este es un ejercicio gratificante y grandísimo que nos permite analizar diferentes cosas del país y del mundo. Que Simonu, desde el año pasado, tenga en cuenta a la ruralidad implica hacer ver que en Bogotá hay otras experiencias pedagógicas que son válidas y tienen que resaltarse. Lo rural es algo vigente e importante que visibiliza que existimos”.

Una generación de jóvenes construyendo consensos

Estudiantes

 

La secretaria general de la simulación rural, Lina Fernanda Pulido, estudiante del colegio Nuevo Horizonte (IED), destacó la importancia de Simonu Bogotá 2019: “Este evento significa la esperanza de que nuestras propuestas sean escuchadas por las instancias pertinentes para que, de verdad, podamos ayudar a las comunidades y que, en ellas, todos alcancen a desarrollar su proyecto de vida”.

Asimismo, la secretaria general de la simulación urbana, María Camila Junco, estudiante del colegio Cristo Rey Bogotá, en su discurso enfatizó lo siguiente: “Ser joven en Colombia no es fácil. Muchas veces soñar es muy complicado, pero ustedes y nosotros demostramos que a nuestra generación no le gustan las cosas fáciles. Solo fueron dos días para mostrarle, no solo a un país, sino al mundo entero, que los jóvenes de Simonu Bogotá somos capaces de hacer lo que aún hoy muchos adultos temen: cambiar el mundo”.

Por su parte, Javier Alexánder Garzón, estudiante del colegio rural Quiba Alta (IED) y secretario general de la simulación rural, resaltó el valor de tener un espacio diferencial para la simulación rural de Simonu Bogotá porque acerca las realidades que pocas veces son visibilizadas.

“Nos abre un lugar en el cual las brechas de inequidad se minimizan a tal punto que todos somos escuchados de la misma manera; hoy les digo a los jóvenes rurales que nosotros podemos mover el mundo”, precisó.

Así lo reiteró David Santiago Pinzón, estudiante del colegio José Félix Restrepo (IED) y secretario general de la simulación urbana: “Nuestra generación tiene la virtud del esfuerzo marcada como el más fuerte lema para ser mejores y es afortunada porque, a pesar del estado en que nos entregan el mundo, demostramos que somos capaces de hacerlo mejor cada día”.

De esta forma se dio cierre a Simonu Bogotá 2019, un proceso pedagógico que durante siete años continuos ha promovido nuevos liderazgos, necesarios para la paz y la esperanza de un mundo más inclusivo, justo y sostenible.

 

Clausura SIMONU 2019

 

Los resultados de las comisiones tradicionales y especializadas desarrolladas en este evento se pueden encontrar en el enlace

https://www.educacionbogota.edu.co/portal_institucional/sistema-de-participacion/simonu-bogota-2019

 


https://educacionbogota.edu.co/portal_institucional/node/7126


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.