70 Aniversario de las Naciones Unidas en Colombia

70 contribuciones de las Naciones Unidas

70 contribuciones de las Naciones Unidas

 


PAZ Y SEGURIDAD

Personal de Paz de la MINUSTAH proporcionar asistencia en Puerto PríncipePersonal de protección del niño de la Policía de la UNMISS Visita escuela en un emplazamiento de protección de civiles. Foto ONU/JC McIlwaine

1. Mantenemos la paz y la seguridad

Mediante el despliegue de un total de 69 misiones de mantenimiento de la paz y de observación en distintas zonas conflictivas del mundo durante las últimas 10 décadas, las Naciones Unidas han podido restablecer la calma, lo que ha permitido que muchos países se recuperen de situaciones de conflicto. En la actualidad hay 16 operaciones de mantenimiento de la paz desplegadas en distintas partes del mundo, en las que las participan 125.000 valerosos hombres y mujeres de 120 países dispuestos a aventurarse donde otros no pueden o no están dispuestos a ir.

2. Establecemos la paz

Desde la década de 1990, la labor de mediación de las Naciones Unidas y las actividades desplegadas por terceras partes con su apoyo han contribuido a poner fin a numerosos conflictos entre los que cabe citar los de Sierra Leona, Liberia, Burundi y el conflicto norte-sur en el Sudán y Nepal. Los estudios de investigación atribuyen a las actividades de establecimiento y mantenimiento de la paz y de prevención de conflictos realizadas por las Naciones Unidas un papel fundamental en la reducción de los conflictos en el mundo en un 40% desde los años noventa. La diplomacia de las Naciones Unidas y otras formas de acción preventiva han desactivado muchos conflictos potenciales. Además, las 11 misiones de paz de las Naciones Unidas sobre el terreno se ocupan de las situaciones posteriores a los conflictos y de aplicar medidas de consolidación de la paz.

3. Consolidamos la paz

La Comisión de Consolidación de la Paz financia los esfuerzos en pro de la paz en países que están emergiendo de conflictos y reúne a donantes e instituciones financieras internacionales, junto con gobiernos y países que contribuyen a las operaciones de paz con sus tropas. A través de su Fondo, la Comisión financia 222 proyectos en 22 países, con el suministro de recursos de forma rápida y flexible. La Comisión ayuda a reunir la financiación y propone acciones para consolidar la paz y la recuperación.

4. Prevenimos la proliferación nuclear

Durante más de cinco decenios, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha sido el inspector nuclear del mundo. Los expertos del OIEA trabajan para verificar que los materiales nucleares sometidos a salvaguardias se utilizan exclusivamente para fines pacíficos. Hasta la fecha, el Organismo ha suscrito acuerdos de salvaguardias con más de 180 Estados.

5. Removemos las minas terrestres

Las Naciones Unidas ayudan a remover las minas terrestres en unos 30 países y territorios, entre ellos el Afganistán, Colombia, República Democrática del Congo, Libia y el Sudán. Las minas matan o mutilan a miles de civiles cada año. Las Naciones Unidas también enseñan a las personas a protegerse del peligro, ayudan a las víctimas a valerse por sí mismas, prestan asistencia a los países para destruir los arsenales de minas y fomentan la plena participación internacional en los tratados relativos a las minas.

6. Apoyamos el desarme

Las Naciones Unidas persiguen el desarme mundial y la limitación de armas como principio fundamental para mantener la paz y la seguridad. También trabajan para reducir y eliminar las armas nucleares, destruir las armas químicas, reforzar la prohibición contra las armas biológicas y detener la proliferación de las minas terrestres y las armas pequeñas. Sus tratados son el esqueleto legal para estos esfuerzos: la Convención sobre las Armas Químicas ha sido ratificada por 190 estados, la Convención sobre la Prohibición de Minas Antipersonal por 162 y el Tratado sobre el Comercio de Armas por 69. A nivel local, las fuerzas de paz trabajan para implementar acuerdos de desarme entre las partes en conflicto. En El Salvador, Sierra Leona, Liberia y otros lugares, ha llevado a cabo la desmovilización de las fuerzas en combate así como la recolección y destrucción de las armas como parte de los acuerdos de paz.

7. Luchamos contra el terrorismo

Los Estados Miembros han venido coordinando sus actividades de lucha contra el terrorismo por conducto de las Naciones Unidas. En 2006, las Naciones Unidas aprobaron una estrategia global para luchar contra el terrorismo, la primera vez que todos los países del mundo convenían en utilizar un enfoque común para luchar contra esta lacra. Los organismos y programas de las Naciones Unidas han ayudado a los países a poner en práctica la estrategia global común, prestándoles asistencia jurídica y fomentado la cooperación internacional contra el terrorismo. Las Naciones Unidas también han establecido un marco jurídico para luchar contra el terrorismo. Bajo los auspicios de las Naciones Unidas se han negociado trece instrumentos jurídicos mundiales, entre ellos tratados contra la toma de rehenes, el secuestro de aviones, los ataques terroristas con bombas, la financiación del terrorismo y contra el terrorismo nuclear.

8. Prevenimos el genocidio

Las Naciones Unidas establecieron el primer tratado para combatir el genocidio (actos cometidos con la intención de destruir a un grupo nacional, étnico, racial o religioso). La Convención para la Prevención de Genocidio de 1948 ha sido ratificada por 146 Estados, comprometidos a prevenir y castigar esta acción tanto en tiempos de guerra como de paz. Sus tribunales para Yugoslavia y Ruanda, así como el apoyo a los tribunales en Camboya, han puesto a los posibles autores sobre aviso de que tales crímenes no serán tolerados nunca más. El Holocausto y el Programa de Divulgación de las Naciones Unidas pretende recordar al mundo las lecciones aprendidas durante el Holocausto con la intención de ayudar a prevenir actos de esta naturaleza en el futuro . El Asesor Especial sobre la Prevención del Genocidio monitoriza situaciones peligrosas, poniéndolas ante la atención del Secretario General y el Consejo de Seguridad, y recomienda las acciones a tomar.

9. Combatimos la violencia sexual en los conflictos

La violación como arma de guerra se ha convertido en algo frecuente. Aproximadamente 60,000 mujeres fueron violadas durante la guerra civil en Sierra Leona (1991-2002), unas 60,000 en la antigua Yugoslavia (1991-1995), unas 250,000 en el genocidio en Ruanda (1994), más de 40,000 en Liberia (1989-2003) y por lo menos 200,000 en la República Democrática del Congo desde 1998. La violencia sexual ha caracterizado conflictos que van de Afganistán a Irak y de Somalia a Siria. El Representante Especial sobre Violencia Sexual en Conflictos ha ayudado a desarrollar e implementar leyes que criminalizan las violaciones durante los periodos de guerra y ponen fin a la impunidad para sus autores; además, ayuda a crear programas de asistencia a las víctimas para que reconstruyan sus vidas; provee formación a policías, fiscales y jueces para mejor abordar dichos crímenes; y favorece el desarrollo de unidades especializadas de mujeres policías para investigar alegaciones de violaciones durante periodos de guerra.

DESARROLLO ECONÓMICO

Trabajadores de la construcción en el trabajo, Tianjin, ChinaTrabajadores de la construcción en el trabajo, Tianjin, China Foto Yang Aijun/Banco Mundial

10. Fomentamos el desarrollo

Las Naciones Unidas han dedicado su atención y sus recursos a mejorar el nivel de vida y promover los conocimientos y la capacidad de los seres humanos en todo el mundo. Desde 2000, esta labor se orienta al logro de los objetivos de desarrollo del Milenio. Prácticamente todos los fondos destinados por las Naciones Unidas a las actividades de asistencia para el desarrollo provienen de las contribuciones aportadas por los países. Por ejemplo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que cuenta con personal en 170 países, apoya la realización de proyectos dirigidos a reducir la pobreza, fomentar la buena gobernanza, remediar crisis y preservar el medio ambiente. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) opera en más de 150 países, fundamentalmente en el ámbito de la protección infantil, la inmunización, la educación de las niñas y la lucha contra el VIH/SIDA. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) ayuda a los países en desarrollo a aprovechar al máximo sus oportunidades comerciales. Además, el Banco Mundial otorga préstamos y subvenciones a los países en desarrollo y ha apoyado más de 12.000 proyectos de desarrollo en más de 170 países desde 1947.

11. Mitigamos la pobreza rural en los países en desarrollo

El Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) concede préstamos a bajo interés y subvenciones a los más pobres de las zonas rurales. Desde 1978, el FIDA ha invertido más de 15.000 millones de dólares, fondos que han ayudado a más de 430 millones de mujeres y hombres a cultivar y vender más alimentos, a aumentar sus ingresos y sostener a sus familias. En la actualidad, el FIDA apoya más de 240 programas y proyectos en 147 países.

12. Dedicamos atención especial al desarrollo de África

África sigue teniendo máxima prioridad para las Naciones Unidas. En 2001, los Jefes de Estado africanos aprobaron un plan para su propio continente, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África, que la Asamblea General hizo suyo en 2002 como principal marco para encauzar el apoyo internacional a África. El continente recibe el 36% del total de gastos del sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo, el mayor porcentaje de entre todas las regiones del mundo. Todos los organismos de las Naciones Unidas tienen programas especiales que benefician a África.

13. Promovemos el bienestar de la mujer

La entidad de las Naciones Unidas ONU Mujeres, está dedicada a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Principal defensora a nivel mundial de las mujeres y las niñas, ONU Mujeres, busca impulsar el progreso en la satisfacción de las necesidades de las mujeres y las niñas, apoya a los países a medida que establecen normas para el logro de la igualdad de género y trabaja con los gobiernos y la sociedad civil en el establecimiento de leyes, políticas, programas y servicios necesarios para aplicar esas normas. ONU Mujeres se encuentra detrás de la participación igualitaria de la mujer en todos los aspectos de la vida, centrándose en el incremento del liderazgo y la participación de las mujeres, en acabar con la violencia contra las mujeres y en que las mujeres participen en todos los aspectos de la paz y la seguridad, en impulsar a las mujeres para mejorar su autonomía económica, y en hacer de la igualdad de género un eje central en la planificación del desarrollo nacional y la elaboración de presupuestos.

14. Construimos los cimientos de la actividad empresarial

Las Naciones Unidas favorecen la actividad empresarial. Han proporcionado la «infraestructura blanda» para la economía mundial mediante la negociación de normas técnicas universalmente aceptadas en esferas tan diversas como las estadísticas, el derecho mercantil, los regímenes aduaneros, la propiedad intelectual, la aviación, la navegación y las telecomunicaciones, lo que ha facilitado la actividad económica y reducido el costo de las transacciones. Han sentado las bases para la inversión en las economías en desarrollo promoviendo la estabilidad y la buena gobernanza, combatiendo la corrupción y exhortando al establecimiento de políticas económicas estables y de una legislación que promueva la actividad empresarial.

15. Apoyamos a la industria de los países en desarrollo

La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) ha fomentado la cooperación industrial Norte-Sur y Sur-Sur mediante la promoción del espíritu empresarial, la inversión, la transferencia de tecnología y un desarrollo industrial rentable y sostenible, y ha ayudado a los países a gestionar con mayor facilidad el proceso de globalización y a reducir la pobreza.

16. Luchamos contra el hambre

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dirige los esfuerzos mundiales para acabar con el hambre. El logro de la seguridad alimentaria universal, es decir, que las personas de todo el mundo dispongan de acceso regular a suficientes alimentos de buena calidad de modo que puedan llevar una vida activa y sana, es el objetivo principal de toda su labor. La FAO presta servicios a países desarrollados y en desarrollo y constituye un foro neutral donde todos los países se reúnen en pie de igualdad para negociar acuerdos y debatir cuestiones de política. La FAO también ayuda a los países en desarrollo a modernizar y mejorar sus prácticas agrícolas, silvícolas y pesqueras de modo que ello contribuya a conservar los recursos naturales y mejorar la nutrición.

17. Mejoramos las relaciones comerciales a nivel mundial

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) ha ayudado a los países en desarrollo a negociar acuerdos comerciales y obtener un trato preferencial para sus exportaciones. Ha negociado acuerdos internacionales sobre productos básicos para garantizar precios justos para los países en desarrollo, ha aumentado la eficacia de su infraestructura comercial y les ha ayudado a diversificar su producción e integrarse en la economía mundial.

18. Fomentamos la reforma económica

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han ayudado a muchos países a mejorar su gestión económica, han proporcionado asistencia financiera temporal a los países para ayudarlos a superar las dificultades de su balanza de pagos y han impartido capacitación a funcionarios públicos encargados de las finanzas.

19. Apoyamos a la Aviación Civil

Las agencias de la ONU son responsables de establecer estándares para la aviación y la navegación. La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) sirve de foro para la cooperación en todos los campos de aviación civil. Fija estándares y regulaciones para la seguridad, protección, eficiencia y solvencia ambiental del viaje aéreo. La aviación internacional es el primer sector industrial con el objetivo de estabilizar las emisiones de carbono a los niveles de 2020 y lograr un 2% de mejora anual en la eficiencia combustible. La OACI ha logrado convertir el viaje aéreo en el medio de transporte más seguro. En 1947, cuando 21 millones de personas viajaban por vía aérea, 590 morían en accidentes de aviación; en 2013, el número de muertes fue de 173 de un total de 3.100 millones de pasajeros de líneas aéreas.

20. Mejoramos la navegación

La Organización Marítima Internacional (OMI) ha ayudado a hacer más limpio el mar y más segura la la navegación, que distribuye alrededor de un 90% del comercio mundial. Las medidas de la OMI cubren todos los aspectos de la navegación internacional, incluido el diseño de barcos, su construcción, equipamiento, manejo, operatividad y gestión de desperdicios. Gracias a la ayuda de la OMI, la pérdida de vidas y barcos ha caído; al igual que la contaminación por petróleo.; mientras la contaminación del aire y las aguas residuales se está solucionando. Dichas mejoras están sucediendo aun teniendo en cuenta que la cantidad de cargamento por mar sigue incrementando: el total de bienes transportados por barco alcanzó el 9.600 millones de toneladas en 2013.

21. Logramos un compromiso mundial en apoyo de la infancia

Desde el Afganistán hasta el Líbano y desde el Sudán hasta la ex Yugoslavia, el UNICEF ha sido el primero en establecer «días de tranquilidad» y abrir «corredores de paz» para distribuir vacunas y otros tipos de ayuda que con tanta urgencia necesitan los niños atrapados en los conflictos armados. La Convención sobre los Derechos del Niño se ha convertido en ley en 193 países. A raíz de la celebración en 2002 del período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la infancia, 190 gobiernos se comprometieron a cumplir un conjunto de objetivos en materia de salud, educación, protección contra el maltrato, la explotación y la violencia y para luchar contra el VIH/SIDA en un plazo determinado.

22. Mejoramos la vivienda y la gestión de las ciudades

La mitad de la humanidad reside actualmente en las ciudades, que son el centro de la mayor parte de la producción y el consumo de los países —procesos económicos y sociales que generan riqueza y oportunidades. Pero las ciudades son también lugares donde se concentran las enfermedades, la delincuencia, la contaminación y la pobreza. En muchas ciudades, sobre todo de países en desarrollo, los habitantes de los barrios de tugurios representan más del 50% de la población y su acceso a la vivienda, el abastecimiento de agua corriente y los servicios de saneamiento es mínimo o nulo. El Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), que cuenta con cientos de proyectos en unos 70 países, colabora con los gobiernos, las autoridades locales y las organizaciones no gubernamentales en la búsqueda de soluciones innovadoras para los poblados y las ciudades, entre otras, proporcionar seguridad en la tenencia de sus viviendas a las personas pobres de las zonas urbanas, lo que, a su vez, contribuiría a impulsar las inversiones en materia de vivienda y servicios básicos para los pobres.

23. Facilitamos el acceso local a una red mundial

La Unión Postal Universal (UPU) facilita el intercambio internacional de correspondencia y el desarrollo de las comunicaciones sociales, culturales y comerciales entre las personas y las empresas mediante servicios y productos postales modernos. Las 640.000 oficinas de correos que aproximadamente existen en todo el mundo constituyen una de las redes más grandes del planeta para facilitar la transferencia de información, artículos y dinero. La Internet y las nuevas tecnologías han abierto nuevas oportunidades para los servicios postales, especialmente en la esfera del comercio electrónico, ya que los productos que se compran en línea todavía no se pueden enviar electrónicamente. El correo sigue siendo un nexo fundamental entre las operaciones físicas, digitales y financieras y un aliado clave para el desarrollo mundial.

24. Mejoramos las telecomunicaciones a nivel mundial

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) agrupa a los gobiernos y la industria a fin de que establezcan y coordinen el funcionamiento de las redes y servicios de telecomunicaciones a nivel mundial. Esta organización coordina el uso compartido del espectro radioeléctrico, promueve la cooperación internacional en la asignación de órbitas de satélites, trabaja para mejorar la infraestructura de telecomunicaciones en los países en desarrollo y negocia las normas mundiales que aseguran la interconexión perfecta de una amplia diversidad de sistemas de comunicación. Desde las tecnologías de banda ancha de Internet hasta las inalámbricas de última generación, desde la navegación aérea y marítima hasta la radioastronomía y la meteorología basada en los datos obtenidos por los satélites, desde los servicios telefónicos hasta las redes de difusión de señales de televisión y de próxima generación, la UIT se ha comprometido a conectar el mundo. Su labor ha ayudado al crecimiento de las telecomunicaciones hasta el punto de que se han convertido en una industria mundial valorada en 2,1 billones de dólares.

25. Promovemos la responsabilidad turística

El turismo internacional alcanzó 1100 millones en 2014 y generó 1,5 trillón de dólares en ingresos. La Organización Mundial del Turismo está encargada de promover un turismo responsable, sostenible y universalmente accesible, mediante un mejor conocimiento del mercado, la promoción de políticas de turismo competitivas y sostenibles, el fomento de la educación en materia turística, y la conversión del turismo en una herramienta de desarrollo a través de proyectos de asistencia técnica en unos 100 países. Su Código Global de Éticas de Turismo busca maximizar los beneficios del turismo mientras minimiza su impacto negativo.

26. Movilizamos voluntarios para el desarrollo y la paz

El programa de Voluntarios (UNV) promueve la paz y el desarrollo mundial a través del voluntariado, que transforma el ritmo y la naturaleza del desarrollo, y beneficia tanto a la sociedad como a la persona que se ofrece como voluntaria. UNV cuenta cada año con el trabajo de alrededor de 8000 mujeres y hombres experimentados de unas 160 nacionalidades. Repartidos en más de 130 países, los voluntarios apoyan proyectos de desarrollo, trabajan en operaciones humanitarias y participan en la preservación de la paz. Más de un 75% vienen de países en vías de desarrollo, y alrededor de un tercio trabaja como voluntario en sus propios países.

27. Actuamos como un Centro de Estudios mundial

Las Naciones Unidas están en la vanguardia de la investigación para buscar soluciones a los problemas mundiales. La División de Población ejerce un liderazgo como fuente de información e investigación de las tendencias globales, produce estimaciones demográficas y publica proyecciones actualizadas. La División de Estadísticas es el núcleo del sistema estadístico mundial al recopilar y diseminar datos económicos, demográficos, sociales, medioambientales, energéticos y de género referidos a todo el planeta. El Informe sobre el Desarrollo Humano del Programa para el Desarrollo suministra anualmente análisis independientes y empíricos sobre los más importantes aspectos en materia de desarrollo, muestra sus tendencias y recomienda políticas. También disemina su innovador Índice de Desarrollo Humano. El Estudio Económico y Social Mundial de la ONU, el Informe sobre el Desarrollo Mundial del Banco Mundial, las Perspectivas de la Economía Mundial del Fondo Monetario Internacional y otros estudios ayudan a los líderes mundiales a tomar decisiones informadas.

DESARROLLO SOCIAL

Las niñas de una tribu local de la colina ríen en un columpio en Sapa, VietnamLas niñas de una tribu local de la colina ríen en un columpio en Sapa, Vietnam. Foto ONU/Kibae Park.

28. Mejoramos la alfabetización y la educación en los países en desarrollo

En la actualidad el 84% de los adultos pueden leer y escribir y el 91% de los niños asiste a la escuela primaria. El objetivo ahora es asegurar que para 2015 todos los niños completen el ciclo de la enseñanza primaria en su totalidad. Los programas destinados a promover la educación y el adelanto de la mujer contribuyeron a aumentar el porcentaje de mujeres alfabetizadas al 79.9% en 2011. El objetivo siguiente es asegurar que para 2015 todas las niñas terminen la enseñanza primaria y secundaria.

29. Preservamos los lugares históricos, culturales, arquitectónicos y naturales

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha ayudado a 137 países a proteger monumentos antiguos y lugares históricos, culturales y naturales. Ha negociado convenciones internacionales para preservar la propiedad cultural, la diversidad cultural y los entornos culturales y naturales excepcionales. Más de 1.000 sitios de esas características han sido designados lugares poseedores de un valor universal excepcional.

30. Facilitamos intercambios académicos y culturales

La UNESCO ha fomentado la cooperación académica y científica, la protección del patrimonio cultural y la promoción de las expresiones culturales, incluidas las de las minorías y los grupos indígenas. La iniciativa «Impacto Académico» une 1.200 instituciones académicas para impulsar los objetivos de la Organización mediante actividades e investigaciones realizadas en una cultura compartida de responsabilidad intelectual.

31. Estudiamos los problemas mundiales

La Universidad de las Naciones Unidas es un centro de estudios global para postgraduados con 13 institutos de investigación y formación y con programas en 12 países. Además, trabaja con universidades e institutos de investigación punteros, analizando temas como el cambio mundial, el desarrollo sostenible, el desarrollo de la gobernanza, la ciencia, la tecnología, la innovación y la sociedad. Sus actividades de enseñanza de postgrado contribuyen a la creación de aptitudes y el desarrollo de talentos en los países en vías de desarrollo.

32. Lideramos los asuntos globales

La primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medioambiente (Estocolmo, 1972) ayudó a alertar a la opinión pública mundial de los peligros que afectan a nuestro planeta, lo que desencadenó una serie de acciones gubernamentales. La primera Conferencia mundial sobre la Mujer (Ciudad de México, 1985) puso los derechos de la mujer, su igualdad y su progreso en la agenda mundial. Otros eventos de referencia incluyen la primera conferencia internacional sobre los derechos humanos (Teherán, 1968), la primera conferencia sobre población mundial (Bucarest, 1974) y la primera conferencia sobre el clima mundial (Génova, 1979). Estos eventos unieron a expertos y líderes, así como a activistas de todo el mundo, que instaron a una acción global sostenible. Las Conferencias de seguimiento regulares han ayudado a sostener el impulso.

DERECHOS HUMANOS

Una mujer vestida con ropa tradicional.Una participante con el vestido tradicional, durante el undécimo período de sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas (UNPFII). Foto ONU/Devra Berkowitz

33. Promovemos los derechos humanos

Desde que la Asamblea General aprobó la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948, las Naciones Unidas han ayudado a promulgar decenas de acuerdos generales sobre derechos políticos, civiles, económicos, sociales y culturales. Mediante la investigación de distintas denuncias, los órganos de las Naciones Unidas creados en virtud de tratados de derechos humanos han señalado a la atención del mundo los casos de tortura, desaparición, detención arbitraria y otras violaciones de los derechos humanos, y han hecho que se ejerza presión internacional sobre los gobiernos para que mejoren su historial de derechos humanos.

34. Promovemos la democracia

Las Naciones Unidas promueven y fortalecen las instituciones y prácticas democráticas en todo el mundo, entre otras cosas, ayudando a los habitantes de muchos países a participar en elecciones libres y justas. Las Naciones Unidas han proporcionado asistencia y asesoramiento y, en ocasiones, supervisión electoral a más de 100 países, casi siempre en momentos decisivos de su historia, como en el caso de Camboya, El Salvador, Mozambique, Sudáfrica, Timor-Leste, el Afganistán, el Iraq, Burundi, la República Democrática del Congo, Nepal, Sierra Leona y Sudán.

35. Fomentamos la libre determinación y la independencia

En 1945, cuando se establecieron las Naciones Unidas, 750 millones de personas, casi la tercera parte de la población mundial, vivían en territorios que carecían de autonomía y dependían de potencias coloniales. Las Naciones Unidas cumplieron su función de propiciar la independencia de más de 80 naciones, que actualmente son países soberanos.

36. Contribuimos con el fin del apartheid en Sudáfrica

Mediante la imposición de medidas que abarcaron desde el embargo de armas hasta una convención contra la segregación en las actividades deportivas, las Naciones Unidas desempeñaron un papel importante en el derrumbamiento del sistema de apartheid. En 1994, la celebración de unas elecciones en las que se permitió la participación de todos los sudafricanos en pie de igualdad culminó en el establecimiento de un gobierno multirracial.

37. Promovemos los derechos de la mujer

Un objetivo a largo plazo de las Naciones Unidas ha sido mejorar la vida de las mujeres y darles poder para que ejerzan un mayor control sobre sus vidas. Las Naciones Unidas organizaron la primera Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada jamás (Ciudad de México, 1975), en la que, junto con las dos conferencias mundiales celebradas durante el Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer (1976-1985) y la Conferencia Mundial celebrada en Beijing en 1995, se estableció el programa para promover los derechos de la mujer y fomentar la igualdad entre los géneros. La Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, aprobada en 1979 y ratificada por 189 países, ha ayudado a promover los derechos de la mujer en todo el mundo.

38. Combatimos la violencia contra las mujeres

Un 35% de las mujeres y las niñas han sufrido alguna forma de violencia física o sexual durante su vida y un 10% durante el embarazo. Pese a ello, la violencia doméstica aún está consentida en muchas sociedades. Alrededor de 603 millones de mujeres viven en países donde la violencia doméstica no es considerada un crimen. Para solucionar este problema, ONU Mujeres busca el compromiso de hombres y niños, trabajar con socios locales y apoya la adopción de leyes contra la violencia doméstica y sexual. El Fondo de Fideicomiso para el Apoyo de Acciones para Eliminar la Violencia Contra las Mujeres ha entregado 103 millones de dólares a un total de 393 iniciativas en 136 países y territorios. La campaña global ÚNETE para poner fin a la Violencia Contra las Mujeres trabaja para crear conciencia, elevar la voluntad política y los recursos para poner fin a la violencia contra mujeres y niñas.

39. Promovemos el empleo decente

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha establecido las normas, los principios y los derechos fundamentales en materia de trabajo, que abarcan la libertad de asociación y el derecho a la negociación colectiva, la eliminación de todas las formas de trabajo forzoso, la abolición del trabajo infantil y la eliminación de la discriminación en los lugares de trabajo. Las actividades principales de la OIT giran en torno a la promoción del empleo, la protección social de todos y el fomento de un diálogo social sustantivo entre las organizaciones de los empleadores, sindicatos y gobiernos.

40. Fomentamos la libertad de prensa y la libertad de expresión

A fin de que todo el mundo pueda obtener información libre de censura y culturalmente diversa la UNESCO ha ayudado a desarrollar y reforzar los medios de información y ha apoyado a la prensa independiente. La UNESCO también actúa como guardián de la libertad de prensa y ha denunciado públicamente violaciones graves como el asesinato y la detención de periodistas.

41. Promovemos los derechos de las personas con discapacidad

Las Naciones Unidas han estado a la vanguardia en la lucha por la plena igualdad de las personas con discapacidad al promover su participación en la vida social, económica y política. Las Naciones Unidas han demostrado que las personas con discapacidad son un recurso para la sociedad y han negociado el primer tratado de la historia concebido para promover sus derechos y dignidad en todo el mundo: la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, que entró en vigor en 2006, y que ha sido ratificado por 150 países.

42. Mejoramos la difícil situación de los pueblos indígenas

Las Naciones Unidas han denunciado las injusticias que se cometen contra los indígenas, entre 370 y 500 millones, que viven en 90 países del mundo y que se encuentran entre los grupos más desfavorecidos y vulnerables del mundo. El Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, integrado por 16 miembros y establecido en 2000, trabaja para mejorar la situación de los pueblos indígenas de todo el mundo en lo relacionado con el desarrollo, la cultura, los derechos humanos, el medio ambiente, la educación y la salud.

MEDIO AMBIENTE

Jökulsárlón, una gran laguna glacial en el sureste de Islandia. Se convirtió en una laguna después de que el glaciar comenzó su retroceso desde el borde del Océano Atlántico. Jökulsárlón, una gran laguna glacial en el sureste de Islandia. Se convirtió en una laguna después de que el glaciar comenzó su retroceso desde el borde del Océano Atlántico.Foto ONU/Eskinder Debebe

43. Buscamos una solución al problema del cambio climático

El cambio climático es un problema global que requiere una solución global. Las Naciones Unidas han desempeñado un papel destacado en la evaluación de los datos científicos y la forja de una solución política. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, en el que se participan 2.000 científicos de primer orden en el campo del cambio climático, emite una evaluación científica general cada cinco o seis años: en 2007, concluyó sin ningún género de duda que el cambio climático era un fenómeno real y que la actividad humana era una de sus causas fundamentales. Los 196 miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático negocian acuerdos para reducir las emisiones que contribuyen al cambio climático y de ayudarlos a adaptarse a sus efectos. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y otros organismos de las Naciones Unidas han estado a la vanguardia de las actividades de concienciación realizadas a este respecto.

44. Ayudamos a los países para hacer frente al cambio climático

Las Naciones Unidas ayudan a los países en desarrollo a responder al desafío que plantea el cambio climático mundial. Treinta y ocho organismos de las Naciones Unidas han forjado una alianza para hacer frente al problema de manera integral. Por ejemplo, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, integrado por 10 agencias de la ONU, financia proyectos en los países en desarrollo. En su calidad de mecanismo de financiación de la Convención sobre el Cambio Climático, destina cada año unos 550 millones de dólares a la realización de proyectos en materia de eficiencia energética, energías renovables y transporte sostenible.

45. Protegemos el medio ambiente

Las Naciones Unidas trabajan para resolver los problemas del medio ambiente mundial. En su calidad de foro internacional de creación de consenso y negociación de acuerdos, las Naciones Unidas abordan problemas mundiales como el cambio climático, el agotamiento de la capa de ozono, los desechos tóxicos, la pérdida de bosques y especies y la contaminación de la atmósfera y el agua. Si no se trata de dar solución a estos problemas, con el tiempo los mercados y las economías serán insostenibles, ya que la pérdida de medio ambiente va agotando el «capital» natural que constituye la base del crecimiento y de la supervivencia humana.

46. Protegemos la capa de ozono

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) han desempeñado un papel decisivo en la divulgación de los daños causados a la capa de ozono de la Tierra. Gracias a la aplicación de un tratado conocido como el Protocolo de Montreal, los gobiernos están eliminando gradualmente los productos químicos que han provocado el agotamiento de la capa de ozono, sustituyéndolos por otros menos contaminantes. Este esfuerzo evitará que millones de personas contraigan cáncer de piel como resultado de una sobreexposición a la radiación ultravioleta.

47. Ayudamos al abastecimiento de agua potable

Durante el primer decenio de las Naciones Unidas dedicado al agua (1981-1990), más de mil millones de personas lograron tener acceso a agua potable por primera vez en su vida. En 2002, lo habían logrado otros 1.100 millones de personas más. En 2003, Año Internacional del Agua Dulce, se hizo cobrar conciencia de la importancia de proteger este precioso recurso. La finalidad del segundo decenio internacional dedicado al agua (2005-2015) es reducir a la mitad el número de personas que todavía no tienen acceso a una fuente de agua potable.

48. Luchamos contra el agotamiento de las poblaciones de peces

El 90% de las principales poblaciones de peces comerciales del mundo se ha explotado hasta llegar a alcanzar, e incluso superar, su límite máximo sostenible. La FAO realiza un seguimiento de la producción pesquera mundial y el estado de las poblaciones de peces salvajes y colabora con los países para mejorar la ordenación de los recursos pesqueros, acabar con la pesca ilegal, promover el comercio internacional responsable de pescado y proteger las especies y los entornos frágiles.

49. Contribuimos con la prohibición de los productos químicos tóxicos

El Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes tiene por objeto librar al mundo de algunos de los productos químicos más peligrosos jamás creados. Ratificado por 179 países, este Convenio proscribe el uso de 23 plaguicidas y productos químicos industriales peligrosos que pueden matar, causar daño a los sistemas nervioso e inmunológico, causar cáncer y trastornos en el sistema reproductivo de las personas e interferir en el desarrollo del niño. Otros convenios y planes de acción de las Naciones Unidas ayudan a preservar la diversidad biológica, proteger las especies en peligro de extinción, luchar contra la desertificación, limpiar los mares y frenar los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos.

DERECHO INTERNACIONAL

El Palacio de la Paz, sede de la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, Países Bajos.El Palacio de la Paz, sede de la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, Países Bajos. Foto ONU/CIJ/Jeroen Bouman

50. Enjuiciamos a los criminales de guerra

Mediante el enjuiciamiento y la condena de los criminales de guerra, los tribunales de las Naciones Unidas establecidos para la ex Yugoslavia y Rwanda han ayudado a ampliar el derecho internacional humanitario y el derecho penal internacional en relación con el genocidio y otras violaciones del derecho internacional. Ambos tribunales han contribuido a restablecer la paz y la justicia en los países afectados y en la región. La Corte Penal Internacional es un tribunal independiente y permanente que investiga y enjuicia a las personas acusadas de haber cometido los delitos internacionales más graves, a saber, genocidio, delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra, si las autoridades nacionales no pueden o no están dispuestas a hacerlo. Varios asuntos relacionados con los sucesos ocurridos en cionco paísesya se han remitido a la Corte, que se ha erigido ya en la piedra angular del sistema de justicia penal internacional. Los tribunales establecidos en Sierra Leona y Camboya con la ayuda de las Naciones Unidas enjuician en la actualidad a los presuntos culpables de haber cometido graves violaciones del derecho internacional, en particular asesinatos en masa y crímenes de guerra.

51. Fortalecemos el derecho internacional

Se han negociado y celebrado más de 560 tratados multilaterales sobre los derechos humanos, el terrorismo, la delincuencia mundial, los refugiados, el desarme, el comercio, los productos básicos, los océanos y otros muchos asuntos, gracias a los esfuerzos de las Naciones Unidas.

52. Pronunciamos fallos judiciales sobre las principales controversias internacionales

Mediante sus fallos y opiniones consultivas, la Corte Internacional de Justicia ha contribuido a la solución de controversias internacionales relacionadas con cuestiones territoriales, fronteras marítimas, relaciones diplomáticas, la responsabilidad del Estado, el trato de los extranjeros y el uso de la fuerza, entre otras.

53. Fomentamos la estabilidad y el orden en los océanos del mundo

Las Naciones Unidas han encabezado los esfuerzos internacionales dirigidos a regular el uso de los océanos bajo un solo tratado. La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 ha logrado una aceptación prácticamente universal y constituye el marco jurídico para todas las actividades que se realizan en los mares y océanos. La Convención estipula las normas para establecer zonas marítimas, los derechos y deberes de los Estados ribereños y los Estados sin litoral, en particular en lo que respecta a la navegación, la protección del medio marino, la investigación científica en el mar, y la conservación y utilización sostenible de los recursos marinos vivos. El tratado contempla una serie de mecanismos para la solución de controversias.

54. Luchamos contra la delincuencia internacional

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) trabaja con los países y otras organizaciones en la lucha contra la delincuencia transnacional organizada prestando asistencia jurídica y técnica para combatir la corrupción, el blanqueo de dinero, el tráfico de drogas y el contrabando de migrantes, así como fortaleciendo los sistemas de justicia penal. Ayuda a los países a prevenir el terrorismo, ocupa un lugar destacado en la lucha mundial contra la trata de personas y, junto con el Banco Mundial, ayuda a los países a recuperar los activos robados por dirigentes corruptos. Ha desempeñado un papel clave en la negociación y aplicación de importantes tratados internacionales, como la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción y la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

55. Colaboramos con la contención del problema mundial de las drogas

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) trabaja para reducir la oferta y la demanda de drogas ilícitas apoyándose en los tres instrumentos principales de las Naciones Unidas sobre fiscalización de las drogas. La UNODC colabora con los países para mejorar la salud y la seguridad públicas a fin de prevenir, combatir y controlar el uso indebido de drogas. Los esfuerzos desplegados para contener el problema mundial de las drogas han invertido el aumento del uso indebido de drogas en los últimos 25 años y evitado una pandemia. Sin embargo, varios países y regiones siguen siendo vulnerables a la inestabilidad generada por el cultivo y el tráfico de drogas. Por este motivo la UNODC participa especialmente en las actividades de fiscalización de las drogas que se están llevando a cabo en el Afganistán, los países andinos, Asia central, Myanmar y el África occidental.

56. Fomentamos la creatividad y la innovación

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) promueve la protección de los derechos de la propiedad intelectual y vela por que todos los países estén en condiciones de aprovechar los beneficios de un sistema eficaz de propiedad intelectual. La propiedad intelectual, que en lo esencial no es más que un mecanismo concebido para reconocer y recompensar a los inventores y los creadores por su ingenio al tiempo que se salvaguarda el interés general, ayuda a promover el desarrollo y generar riqueza. Los incentivos contemplados en el sistema de propiedad intelectual constituyen un acicate para la creatividad humana, lo que a su vez contribuye a superar los límites de la ciencia y la tecnología y enriquecer el mundo de la literatura y las artes.

ASUNTOS HUMANITARIOS

 

La UNAMID y las agencias entregan la ayuda a un área de Darfur Aislada por la luchaUna mujer sudanesa y sus hijos en Fanga Suk al este de Jebel Marra, en Darfur del Sur. Foto ONU/Olivier Chassot.

57. Prestamos ayuda humanitaria a los refugiados

Más de 60 millones de refugiados que huían de la persecución, la violencia y la guerra han recibido ayuda de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) desde 1951, en un esfuerzo permanente, en el que suelen participar otros organismos. El ACNUR trata de hallar soluciones a largo plazo o «duraderas» ayudando a los refugiados a regresar a sus países de origen, si las condiciones lo justifican, a integrarse en sus países de asilo o a reasentarse en terceros países. Más de 42 millones de refugiados, personas que buscan asilo y desplazados internos, en su mayoría mujeres y niños, reciben ayuda de las Naciones Unidas en forma de alimentos, cobijo, atención médica, educación y repatriación.

58. Ayudamos a los refugiados palestinos

Mientras la comunidad mundial se esfuerza por lograr una paz duradera entre israelíes y palestinos, el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA), organismo de socorro y desarrollo humano, ha ayudado a cuatro generaciones de refugiados palestinos, proporcionando medios para su educación, atención médica y servicios sociales, así como microfinanciación y ayuda en casos de emergencia. En la actualidad, la UNRWA proporciona asistencia, promoción y protección de los 5 millones de palestinos registrados como refugiados en el Oriente Medio.

59. Ayudamos a las víctimas de los desastres

Cuando se producen desastres naturales y situaciones de emergencia, las Naciones Unidas coordinan y movilizan la asistencia a las víctimas. En colaboración con los gobiernos, el movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y las organizaciones de ayuda y donantes principales, las Naciones Unidas prestan una asistencia humanitaria muy necesaria. Mediante los llamamientos de las Naciones Unidas se recaudan cada año miles de millones de dólares para sufragar las actividades de asistencia en casos de emergencia.

60. Mitigamos los efectos de los desastres naturales

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ayuda a evitar que millones de personas sufran los efectos desastrosos de las catástrofes naturales o provocadas por el hombre. Su sistema de alerta temprana, que comprende miles de estaciones terrestres y satélites, ha posibilitado la predicción con mayor exactitud de los desastres meteorológicos, proporcionado información sobre la dispersión de los derrames de petróleo y los escapes nucleares y de productos químicos y pronosticado sequías de larga duración, así como permitido una distribución eficaz de la ayuda alimentaria a las regiones asoladas por la sequía.

61. Distribuimos alimentos a los más necesitados

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), el mayor organismo de asistencia humanitaria del mundo, atiende cada año en 75 países a un promedio de 80 millones de personas hambrientas, incluida la mayoría de los refugiados y desplazados internos del mundo. La ayuda alimentaria del PMA está concebida para cubrir las necesidades especiales de quienes pasan hambre, en particular de las mujeres y niños, que constituyen la mayoría de personas vulnerables a las que más suele afectar el hambre. El PMA trabaja para romper de raíz el ciclo del hambre atendiendo a los más pobres y desnutridos. Los proyectos de alimentación en las escuelas proporcionan comidas para llevar o almuerzos gratuitos a más de 20 millones de escolares, con un costo individual de unos 25 centavos de dólar de los EE.UU. La experiencia logística del organismo en materia de telecomunicaciones de emergencia le permite enviar ayuda rápidamente en las situaciones más difíciles y peligrosas. Más del 90% de su personal trabaja sobre el terreno y el PMA utiliza una red mundial de aviones, helicópteros, camiones y, de ser necesario, hasta burros, camellos y elefantes para llegar a quienes más lo necesitan. El PMA actúa en defensa de quienes padecen hambre y lleva ese mensaje desde la calle hasta los dirigentes políticos de todo el mundo.

SALUD

 

Una joven es vacunada contra el sarampión en una escuela en Mongolia. UNICEF/B. SokolUna joven es vacunada contra el sarampión en una escuela en Mongolia. UNICEF/B. Sokol

62. Promovemos la salud materna y reproductiva

Mediante la aplicación de programas voluntarios de planificación de la familia, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) ha promovido el derecho de las personas a decidir por sí mismas el número de hijos que desean tener, el espaciamiento de los nacimientos y el intervalo entre éstos, les ha ayudado a adoptar decisiones con conocimiento de causa y ha dado a las familias, especialmente a las mujeres, un mayor control sobre sus vidas. Gracias a ello, las mujeres de los países en desarrollo tienen menos hijos —de seis en los años sesenta a tres actualmente— lo que desacelera el crecimiento de la población mundial. La disminución del número de embarazos no deseados conlleva también una reducción de la mortalidad materna y los abortos practicados en condiciones peligrosas. Cuando el UNFPA empezó su labor en 1969, menos del 20% de las parejas practicaba la planificación de la familia; actualmente la cifra ronda el 63%. El UNFPA y algunos de sus asociados ayudan también a que se preste atención médica calificada en el parto y a que haya acceso a la atención obstétrica de urgencia para reducir la mortalidad materna. El UNFPA apoya iniciativas de maternidad sin riesgo en más de 90 países.

63. Luchamos contra el VIH/SIDA

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) coordina las actividades mundiales contra una epidemia que afecta a unos 35 millones de personas. Sus actividades en más de 80 países proporcionan acceso universal a los servicios de prevención y tratamiento del VIH, al tiempo que reducen la vulnerabilidad de las personas y las comunidades y mitigan los efectos de la epidemia. El ONUSIDA aprovecha los conocimientos especializados de las 11 organizaciones de las Naciones Unidas que copatrocinan el Programa.

64. Luchamos contra la poliomielitis

Con la excepción de tres países (el Afganistán, Nigeria y el Pakistán), la poliomielitis se ha ido erradicando como resultado de la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Poliomielitis, el esfuerzo internacional de mayor envergadura en materia de salud pública realizado hasta la fecha. Gracias a esta Iniciativa, encabezada por la Organización Mundial de la Salud, el UNICEF, Rotary International y los centros de los Estados Unidos para el control y la prevención de las enfermedades, hoy pueden caminar casi 10 millones de niños que de otro modo habrían quedado paralíticos a causa de la poliomielitis, enfermedad que antaño dejaba inválidos a niños de 125 países y que está a punto de ser erradicada.

65. Erradicamos la viruela

A resultas de los esfuerzos desplegados durante 13 años por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1980 se declaró oficialmente erradicada la viruela en todo el planeta. La erradicación de esta enfermedad ha permitido ahorrar mil millones de dólares en vacunas y vigilancia al año, casi el triple del costo de eliminar el flagelo mismo.

66. Combatimos las enfermedades tropicales desatendidas

Un programa de la Organización Mundial de la Salud ha reducido el nivel de la ceguera de los ríos (oncocercosis) en 10 países del África occidental y posibilitado las labores agrícolas en 25 millones de hectáreas de tierras fértiles. En la actualidad, se ha controlado la enfermedad en 19 países más gracias al Programa Africano de Lucha contra la Oncocercosis. En 1991, los esfuerzos realizados por los organismos de las Naciones Unidas en el África septentrional culminaron con la eliminación del temido gusano barrenador, parásito que se alimenta de carne humana y animal. La enfermedad del gusano de Guinea (dracunculiasis) está a punto de ser erradicada por completo mientras que otras enfermedades desatendidas como la lepra —que ya se ha eliminado en 119 de un total de 122 países endémicos— la filariasis linfática, la esquistosomiasis y la enfermedad del sueño (tripanosomiasis africana humana) están actualmente bajo control.

67. Luchamos contra la propagación de epidemias

La Organización Mundial de la Salud ayudó a detener la propagación del síndrome respiratorio agudo severo (SARS). En marzo de 2003 decretó una alerta mundial y emitió una advertencia de emergencia sobre viajes, y su liderazgo ayudó a poner freno a esta nueva enfermedad que podría haberse convertido en una epidemia de alcance mundial. La OMS investiga más de 200 brotes epidémicos cada año, de los cuales entre 15 y 20 requieren una respuesta internacional. La OMS encabeza la respuesta mundial contra algunas enfermedades tan destacadas como la meningitis, la fiebre amarilla, el cólera y la gripe, incluyendo la gripe aviar.

68. Promovemos la inmunización universal

La inmunización salva más de 2 millones de vidas cada año. Gracias a los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud, el UNICEF y otras organizaciones y gobiernos, un 84% de la población infantil mundial ha sido vacunada contra la difteria, la tos ferina y el tétanos, cifra superior en un 20% a la registrada en 1980. Entre 2000 y 2011, las muertes por sarampión se redujeron en un 78%. Se están superando gradualmente los obstáculos que impiden la introducción de nuevas vacunas, y los contactos establecidos durante las campañas de inmunización se están utilizando para prestar otros tipos de asistencia vital, como el suministro de mosquiteros tratados con insecticidas para combatir el paludismo y de suplementos de vitamina A para prevenir la malnutrición.

69. Promovemos la reducción de la mortalidad infantil

En 1990, uno de cada diez niños moría antes de cumplir los cinco años de edad. Gracias a la terapia de rehidratación oral, el abastecimiento de agua potable y el saneamiento, así como otras medidas en materia de salud y nutrición emprendidas por los organismos de las Naciones Unidas, la tasa de mortalidad infantil en los países en desarrollo había disminuido a menos de 1 por cada 20 en 2013. El objetivo ahora es lograr para 2015 la reducción en dos terceras partes de la tasa de mortalidad de menores de cinco años registrada en los años noventa.

70. Protegemos la salud de los consumidores

Para garantizar la seguridad de los alimentos que se venden en el mercado, la FAO y la Organización Mundial de la Salud, en colaboración con los Estados Miembros, han establecido normas para alrededor de 200 productos alimenticios básicos, límites de seguridad para más de 3.200 contaminantes de alimentos y reglamentos sobre la elaboración, el transporte y el almacenamiento de alimentos. Las normas sobre el etiquetado y la descripción tienen como finalidad asegurar que no se engañe a los consumidores. El transporte mundial de alimentos ha alcanzado sus máximos niveles históricos y las Naciones Unidas trabajan para velar que se realice en condiciones de seguridad